Xosefa de Xovellanos, la primer escritora conocida n’asturianu

Por Denis Soria

Xosefa Xovellanos y Xove Ramírez nació en Xixón un 4 de xunu de 1745, añu y mediu dempués que so hermanu Gaspar. La folgada posición económica y política de la so familia contrasta cola traxedia que marcó la so vida personal; casada con Domingo González de Argandona, Procurador Xeneral en Corte del Principáu, treslládase a Madrid en 1769 onde criaría dos fíes que morreríen siendo tovía neñes. Pa encima, enviuda a la edá de 28 años, poco antes de dar a lluz a un tercer ñácaru que malpenes sobreviviría unos díes.

En 1779 vuelve a la casa paterna llueu de la muerte del padre pa ocupase de l’alministración de la propiedá familiar y poco dempués, en 1788, múdase a casa de so hermana (la condesa de Peñalba) n’Uviéu, ciudá onde se dedica a la formación de muyeres recluses y a obres diverses de caridá. Mentanto, la so vocación relixosa va esconsoñando hasta qu’en 1793 -diendo a la escontra del paecer de so hermanu Gaspar- decide ingresar nel Conventu de les Agustines Recoletes de Xixón, nelli llegaría a ser nomada priora. L’Argandona, como la conocíen cariñosamente, finaría ellí en 1807 (Arias Cabal, 1996).

Xosefa vivió nuna época (la segunda metá del sieglu XVIII) na que l’asturllionés yera entá l’idioma abrumadoramente mayoritariu de la población asturiana, pero relegáu yá como un estigma asociáu a la masa popular analfabeta y impropia de la comunicación formal y escrita. Nesti contestu diglósicu sorprende y muncho la existencia d’un círculu d’escritores d’influyencia neoclásica venceyaos a la Ilustración que -con too- apostaron por un usu cultu del asturianu na estaya lliteraria y qu’Álvaro Ruiz de la Peña bautizaría como la Xeneración del Mediu Sieglu (Mori, 2012). Aquella formaríenla; Benito de l’Auxa Manuel (1742-1814), Bruno Fernández Cepeda (1744-1803), Xosefa Xovellanos (17451807), Xuan González Villar (1746-1820) y Antón Balvidares Argüelles (1751-1792). Y yá a caballu de la lliteratura prerromántica quedaríen fuera d’esta xeneración los autores Teresa Escolástica Cónsul (c 1760-1834) y Benito Pérez Valdés (1751-1842)

Ye importante sorrayar que l’actividá poética de Xovellanos desenróllase a lo llargo de cuatro años namás, ente 1789 y 1793, teniendo tratu con dellos autores de la Xeneración del Mediu Sieglu, como yera’l casu de Xuan González Villar y -especialmente- de Antón de Balvidares, col que coincidía nes frecuentes tertulies poétiques organizaes na casa de los condes de Peñalba.

D’ente la so obra lliteraria conocida (namás cinco poemes) recoyemos equí La proclamación de Carlos IV, un verdaderu documentu históricu pel que, como una ventana al pasáu, podemos asomamos a los dos díes festexos celebraos el 10 de xineru de 1790. Descrito en boca d’un aldeanu, el so llinguaxe burllón amuesa una converxencia amañosa ente la soca tradicional cola perspectiva ilustrada. Y ye que’l mensaxe qu’enzarra’l poema, anque esti estractu nun lo recueya plenamente, nun ye otru que la crítica al lluxu y a la idolatría del monarca (De Lorenzo Álvarez, 1996).

 

Muncho me fuelgo, compadre,

afayate cabo en casa,

que traigo que te contar

arriendes d’una semana.

Magar m’echó a’quisti mundu

la madre de la mio alma

ñin vi ñin cuidara ver

cosa tan endremoniada.

Daca acá el to tabaqueru,

echaré una fungarada,

porque la mio garapiña

escaecióseme en casa.

Tan achochecidu estó

que ñon sé lo que me pasa.

 

Por fuxir de la doctrina

que’l mio cura predicaba,

de dir el domingo a Uviedu

tentóme la mala trampa,

y mal apenes llegue

fasta l’arcu qu’apiegaba

con aquelles monxes prietes

qu’enxamás salen de casa,

cuando tanta de la xente

perinda arriba anublaba,

que parecín les abeyes

cuando quieren fer la enxambra.

Por aquel caminón nuevo

que fasta Xixón llegaba,

tantos vivientes fervín

y tanta xente colaba,

que parecía un formigueru

cuandu daquién lu destapa.

Quixe cuidar contra min

si quiciabes Santolaya

habrá baxadu del cielo

y dirín a visitalla,

o si nes santes reliquies

se hubiés abrido aquella arca,

que desde qu’Oviéu ye Oviéu

ñon se vio descerraxada.

 

Sea lo que for, dixe yo,

que ñon m’importa migaya,

y así dexéme de cuentos

y, como quien va en volanda,

a empuxones y emburriones

llegué por fin a la plaza.

Mas aquí (¡válame Dios!)

toda la sangre se cuaya,

respíguenseme los pelos

y el fígado se trastaya.

Allí un home s’aflaquez

acullá utru s’estrapa

y, todos entrepolados,

naide de vivir cuidaba.

Dixe yo si el día del xuiciu

será naquesta semana.

Mas como ñon había visto

al antecristo ñin nada

d’otres coses que nos llibros

el mio cura arrellataba,

volvióseme l’alma al cuerpo

y tomé una polgarada.

Vi tanto del cortinaxe

por toda la balconada,

que parecía el día del Corpus

cuando’l sacramentu pasa.

Vi allí puestu un talanqueru

y por d’arriba una tapa

que parecía el cobertixu

que tengo na mio tenada.

 

El revoltixu de xente,

que ñon teñín sofitancia,

apertáu me teñín

como sardina en bañastra.

Quixo Dios que dio las tres

y cata aquí que s’entama

una recua de señores

estropellar pela plaza

enriba d’unos borricos

con tanta de la cintaya

per enriba del focicu,

del rabu y de la pelambra,

qu’aunque ellos no estaben gordos,

con aquellafiguranza

poníanse ensoberbecíos

bufando la espumaraxa

(que en cuerpo del diablo entre,

decía la mio Mariana).

A lo postreru de todo,

viene un señoretu en traza

con un vestíu raxón

y ena manu una palanca

con un trapequín colgando

que parecía moxiganga.

Al par d’illi utru venía

con la vestimenta llarga,

una peluca canosa

y una torga so la barba,

y entrambos na talanquera

se poxeron cara a cara.

Estábense allí finsaos

fasta que’l de la palanca

entamó a un llau y a utru

sacudilla y solmenalla,

y al propriu tiempu illi solu

a voz en gritu falaba.

Dixo que’l rei y la reina

era xente d’emportanza,

todos dixeron amen

y yo di una carcaxada.

 

A isti tiempu (esto faláu)

tanto ruxir de campanes,

de tiros y d’escopetes

esmarañó pela plaza,

qu’acabé de sandecer

sin poder falar palabra.

Apenes s’aposentó

cuando vieno otra bandada

de señores a caballu

y otra tanta llistonada.

A lo postreru venía

ún tan llombríu de cara,

tan endromáticu y tiesu,

qu’a todos apovaraba.

Tría al pie un par de mozacos

con casaca engalionada

y otro rodiáu de plumes

que corría que volaba.

¿Será quizá d’allá riba

d’onde se descuelga l’agua

cuando llueve? Embaxador

que viníes tres la embaxada,

¿de qué pal añu que vien

tenremos meyor añada?

¡Malamán! Ñon será esto,

sinón una patarata.

Pero, sea lo que for,

allá éllos–yos les habia.

Aposóse del borricu

y a la talanquera entama

y, faciendo l’avenienza,

de la palanqueta agarra.

A mio ver el trapequín

foi d’alguna valenciana

del gloriosu San Cerbián,

según se sopelexaba.

Después d’esti emparamentu

escaparen de la plaza

y tanta xente tras ellos

que quedóu fartu afloxada.

 

Yo, que ñon quexi correr,

como aquel que ñon fai nada,

arriméme hacia les pipes

per onde’l vinu manaba.

Allené la mio montera y

zampémelo ena panza,

mas como yera tan floxu

no m’escalentó migaya.

Andaba a un lladu y a otru

La xente empaporetada,

sin que hombre nin muyer

tratás de dir para casa.

Da lluego qu’atapeció,

tanta de la rellumbranza

por todes partes había,

que parecía de mañana.

Sin saber lo que facía,

fui allá cabo una casa

que tenía tantes coses

por toda la balconada,

qu’a mio ver col xubiléu

voltiósele la portada

y col forru para fuera

paró toda la xelada.

Había allí tantes de lletres

escribides como carta,

falando de doña Luisa,

de flores y rotilancia

y otres muches engulemes,

que’l diablu que les parllara.

 

Estaben dos soldadones

fiendo allí la espantayada,

como si quiciaes el rei

tuviera allí la morada.

Adientro, nun portalón,

había un fatu de canaya

d’hombrucos y de muyeres

que parecín de cuayada.

Estaben tan mal vestios

qu’enseñaben una ñalga,

los codos y los cadriles.

Sin falar una palabra,

ñin travesaben bucáu

ñin bebín gotera d’agua.

Si quiciabes teñín vida,

comió–yosla la xelada.

Fartéme d’estar mirando

esta xente esblanquiñada

y volví–yos la trasera

dándo–yos una risada.

Eché andar per ende alante,

di comigo n’otra casa

onde facíen tantu ruidu

como hai nuna esfoyaza.

Metíme nun rinconín

amirar lo que pasaba.

 

Vi tantes de señoretes

con tanta emburuyetada

enriba de la cabeza,

que parecía una altabaca

cuando les lleven a unfrir,

y per detrás–yos colgaba

tantos de los farrapiezos,

que fasta el culo llegaba.

Estaben elles argutes

y bien bebides, en mi alma,

collorades y parlleres y,

cuando algún les miraba,

rellambínse los dedicos

y facínse la guiñada

agarraes de les manes

como xente rellocada.

Tanto saltar y brincar

no e cosa mui acertada.

Dempués que me fartuqué

de ver tanta rellumbranza,

entrugué a un curaplayón

que cabu min allí estaba:

¡Ah, señor! Agora diga

si quiciaes la santa casa

se ganó de los cristianos,

qu’hai aquí tanta folgancia.

Respondióme: —¡Calla, burru!

¿Ñon ves qu’esta emparayanza

ye porque dixu’l corréu

qu’hoi el rei se coronaba?

¡Vaya, vaya! dixi yo,

que tan bona va la danza.

Cuando cudié sobre min,

vi que yá riscaba l’alba.

 

Eché a fuxir como un cuhete

y cuando llegué a mio casa

entamó la mio Mariana

roñar como una espritada.

Non quixe tornar a Oviéu,

aunque toda la semana

los xastres y zapateros

ñon daben una puntada.

Fixeron mil perversures,

mas diz que ñon valín ñada,

e yo, como sou sesudu

y hombre ansi de capa parda,

ñon me paro ña poqueza

qu’a otros munchos amoriaba.

 

Adiós, compadre, que voi

a estar ena mio quintana.

Fasta el martes en La Pola,

que vo a vender una vaca.

Cuideiru, ¿un pueblu viquingu n’Asturies?

Por Denis Soria

La imaxe d’esta villa ye icónica. Cuideiru ye una xuntanza de color y vida encaramada sobre un anfiteatru arramáu que tien al mar por escenariu. Por elli los sos vecinos reciben el nomatu de pixuatos, en referencia al pexe y polo tanto al oficiu de pescador, mayoritariu hasta hai unes décades. Nun ye raro, y ye que los vecinos d’As Figueiras (Castripol) son tamién conocíos como pixotos.

Cuidadín, non tolos que viven en Cuideiru ostenten esti xentiliciu. Los que se dedicaben a otros oficios (al comerciu o a la llabranza fundamentalmente) yeren conocíos como caízos, por ocupar el barriu de La Cai. De fechu, tradicionalmente estes dos comunidaes llevábense a matar, tando inclusive escluyíos estos últimos de participar en delles fiestes (y yá nun digamos los vaqueiros). Porque yá se sabe, qu’en pueblu pequeñu, infiernu grande

La villa de Cuideiru (Foto: Mampiris).
La Ribera (GETTY IMAGES)

Pero muncho se dixo y se diz sobre los sos vecinos, especialmente alredor del so orixe nos viquingos qu’afararon les costes europees hai un mileniu y -supuestamente- asentaos equí o acerca de la so fala, distinta al restu y estrada de pallabres de raigaños nórdicos. Una lienda que cobró fuercia nos caberos años seducida pola épica de les noveles y les series de televisión. Sicasí, ¿qué hai de verdá en too esto? ¿Existe un dialectu pixuatu? Y… ¿Son realmente los sos vecinos descendientes de los normandos?

vikings-season-3-spoilers
Reproducción de los drakkars o långskip lordomanos para la famosa serie Vikings.

Les cróniques medievales asturllioneses fálenmos ciertamente d’hasta cuatro foles d’estes incursiones de turistes escandinavos pel Reinu de los Astures ente los sieglos IX y XII. N’efectu, nel branu del añu 844 foi avistada una flota viquinga na costa de Xixón al aldu de Galicia, onde s’entregaron a la rapiña. El rei Ramiro I derrotólos a los pies de la Torre d’Hércules, quemándo-yos alredor de 70 naves, anque los supervivientes continuaríen les sos correríes pel Al-Ándalus saquiando Lisboa y Sevilla.1 Inclusive Uvieo foi asaltada en tiempos d’Alfonso III, motivando la construcción de La Torre Vieya de Samiguel, anexa a la Catedral. Magar que n’ocasiones los propios monarques recurrieron a los sos servicios, bien pa les sos lluches intestines o bien pa la guerra escontra los musulmanes, como nel casu d’Alfonso II escontra Hisham I nel 795.2

Por embargu, a pesar de cuntar con indicios d’asentamientos temporales en Galicia, el que fora ún de los territorios peninsulares más castigaos polos sos ataques, nun poseyemos prueba documental nin arqueolóxica nenguna qu’acredite l’establecimientu improbable de grupos de normandos na nuesa tierra.

Los pixuatos inda siguen fieles a l’actividá pesquera.

Sí acasu de celtes britones, refuxaos cristianos que fuxíen de la invasión anglosaxona de les Isles Britániques nel sieglu VI pa llugares como Armórica (la Bretaña francesa actual), Galicia y Asturies, onde fundaríen la Diócesis de Britonia. Inda güei conservamos topónimos qu’evidencien la so presencia, como El Bretón (La Madalena, Avilés), Bretones (Belonciu, Piloña) o La Playa los Bretones (Vidiago, Llanes).

 

Pa con too, resulta mui aventurao afirmar que foren estos britones o viquingos los fundadores de Cuideiru. ¿Y qué hai de la so herencia nel dialectu local? Quiciás podia desilusionar a más d’ún, y ye que la fala pixuata nun ye nenguna particularidá, sinón que resulta idéntica al asturianu faláu en Pravia o en Grau. Ello ye, que nun existe un dialectu pixuatu.

 

Más allá de la xíriga rellacionada cola mar y la pesca, la fala de los pixuatos y de los sos vecinos caracterízase pol fuerte zarramientu vocálicu (fonti/fontis, gatu/gatus), l’apertura de la tónica na diptongación de /ǒ/  y /ĕ/ llatinos (pueblu-puablu, bien-bian) o l’emplegu de los diptongos /éi, ou/ (veiga, mariñeiru, outru…). Na mesma web del Conceyu pueden consultase delles pallabres comunes, dalgunes realmente interesantes.

Asturllionés occ. Tipo A Asturllionés central Castellano std
Bulichi Boliche Boliche (red, aparejo)
Castiallu Castiellu Castillo
Chama Chama Palo que se coloca en el carel de una embarcación donde se pone el estrobo para fijar el remo].
Chicoti Chicote Chicote (extremo, remate o punta de cuerda, o pedazo pequeño separado de ella.)
Fuau Fueu Fuego
Gaxarti Gaxarte Gancho, garfio
Guai Güei Hoy
Guavada Güevada Hueva
Guayu Güeyu Ojo
Güichi Güinche Guinche (grúa o torno para subir cajas o material)
Llubricante Brugre, llocántanu Bogavante
Lleichi Lleche Leche
Quiquirimandi Cascoxu Caracol
Zurria Orbayu, orpín, muga, zurria Llovizna

L’Amuravela

Pero si realmente queréis oyer una bona muestra del asturllionés del baxu Nalón podéis averavos el día de San Pedru (29 de xunu) a la multitudinaria fiesta de L’Amuravela, declarada Bien d’Interés Turísticu Nacional en 1979, un sermón laicu cargáu de rima y soca que resume tolo asocedío nel añu.

Dende hai más de 30 años l’encargáu de recitalu ye l’escritor Cesáreo Marqués, anque foron célebres otros narradores como Xuacu Gaitanu o Xuan de la Cuca. Paez ser que por mor del escozor de les pallabres d’esti últimu’l párracu decidió prohibir la fiesta per 1900, recuperándose de nuevo en 1946.

Dichos versos escomiencen asina:

Nel nomi de Xuasús
ya la Virxi Soberana,
vou ichar l’Amuravela
comu San Pedru asperaba.

A lo que, tres recitar el sermón, conclúi con un saludu al santu nel códigu náuticu:

Mientras Cuideiru viva
ya duri la Fonti’l Cantu,
vei San Pedru a la Ribera
con toudus lus demás Santus.

¡Amura vela!
¡Isa vela!
¡Fuau a babor!
¡Fuau a estribor!

¡Viva Pedru!

 

¿Y d’ónde vien esta tradición? Nun se sabe con certeza, pero se diz que l’orixe ta venceyáu al regresu de los marineros que participaron na conquista de La Florida enrolaos na nave «El Espíritu Santo», hai más de 400 años.

Zumba la pelleya…

 

Referencies:

  1. Carlos Sánchez, J., 2012, “Los ataques vikingos y su influencia en la Galicia de los siglos IX-XI”. Anuario Brigantino: 5. URL: http://anuariobrigantino.betanzos.net/Ab2010PDF/2010%20057_086%20VIKINGOS%20EN%20GALICIA.pdf
  2. Chao, R., 2015, “Los ataques vikingos al reino asturleonés”. Corazón de León. URL: http://corazonleon.blogspot.com.es/2015/09/los-ataques-vikingos-al-reino.html

Los enigmáticos asturcones de manta castaña

Sobre la variedá de caballos autóctonos más rara y amenazada d’Asturies

Por Denis Soria

Corría l’añu 218 a.C. y un engalláu Aníbal Barca estrapallaba’l so exércitu de cien mil homes escontra les muralles de los Alpes a llombos d’asturcones, unos caballos estraños y pequeñucos que mandara trayer dende les tierres llonxanes del norte d’Hispania pola gran sonadía que tenía’l so trote de desafiar al vértigu.

Yeren los caballos del pueblu astur, los sos compañeros nel trabayu, pero tamién na guerra, especialmente mientres aquella conquista romana qu’acabaría convirtiéndose nel peor dolor de mueles del emperador Augustu a lo llargo d’una década entera. Ello ye que la so silueta sagrada va apaecer representada en delles llábanes funeraries de guerreros, llevando l’alma de los sos dueños al galopu, n’aldu a la eternidá.

Los romanos continuarán almirándolos y, de fechu, van gociar de gran popularidá na mesma capital del Imperiu. Sábese que Nerón llegó tener una burrina asturcona a la que curiaba como la so neñina guapa. Inclusive alcontramos rellatos de caballos astures ganadores nes carreres perfamoses d’Alepo y Cartaxena. Pero los tiempos foron cambiando, y los asturcones “pasarán de moda” pola introducción de caballos de porte mayor, relegándolos al usu domésticu a lo llargo de tola Edá Media y Moderna. Sicasí, de magar el sieglu XX la hibridación y l’abandonu de la so cría en favor d’otres races más rentables van emburriar al poni astur a la vera de la estinción. Talo ye asina que nos años 80 malpenes quedaba un garrapiellu d’ellos aferráu a les fanes del Puertu Sueve.

María del Pucho con una burra asturcona en Máñules, Tinéu (Fritz Krüger, 1927).

LA RECUPERACIÓN

El llabor de los futuros miembros de la ACPRA (Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón) foi determinante pa salvar esta especie in extremis. Pero había un problema: la recuperación basóse na escoyeta d’una ventena d’exemplares moros (de manta prieta), popularizando la imaxe del asturcón como un animal escuru dafechu, sacante pola estrella blanca de la so frente. Delantre d’esto, los espertos Miguel Ángel García Dory y Antón Álvarez Sevilla llamarán l’atención pa la existencia d’una población d’asturcones de manta castaña específica de los montes del occidente asturianu, que llograrán incluyir nel llibru xenealóxicu de la especie dende 2005. Anguaño queda n’Asturies una población creciente de 2348 asturcones (censu de 2011), de los qu’alredor de 580 son de manta castaña.

(Foto: Braniego)
Asturcón al galopu (Foto: Braniego)

¿CUÁLU YE’L SO ORIXE?

Tradicionalmente, los caballos atlánticos del norte de la península (Garranu, Gallegu, Asturcón, Losino, Pottoka…) foron axuntaos baxo la etiqueta de “ponis celtes”, puesto que -hasta va poco- pensábase que foren trayíos por pueblos indoeuropeos na Edá del Fierro. Nesti sen, investigadores de la Universidad de Llión llegaron emparentar l’asturcón col Exmoor de Cornualles.

En cualesquier casu, nun paez que los burros asturcones seyan los mesmos de les pintures de les cueves del Paleolíticu (Candamu, El Pozu’l Ramu…), ya que néstos apréciase un llombu acebráu, una característica propia de los caballos primitivos. Al empar, un estudiu de caracterización xenética de les races equines ibériques dirixíu pol SERIDA en 2005 resolvió que, si bien existe una diferenciación ente les races atlántiques ibériques y les del restu de la península, el llinaxe de toes elles ye común y probablemente d’orixe africanu. Quier dicir, que los asturcones nun arribaron colos celtes na Edá del Fierro, sinón mucho primero, na Edá del Cobre o na del Bronce, quiciás. Amás, nel mesmu quedó claro que la so rellación col Exmoor nun yera tan grande, poniendo en dulda el tan aceptáu orixe “celta” de los ponis del norte peninsular.

Ente’l gorbizu (Foto: Braniego)
Dos greños col pelo d’iviernu (Foto: Braniego)

¿ÓNDE VELOS?

Hasta los años 70 inda quedaben bonos corros d’asturcones de manta castaña en Tinéu, pero les repoblaciones de los montes comunales con pinos per parte del ICONA condenarán a muchos propietarios a la emigración, daqué fatal pa la especie.

Güei, el mayor corru d’asturcones de manta castaña podemos atopalu en Busecu, en La Montaña de Ḷḷuarca: ye’l corru de Braniego, con unos 60 exemplares. Los sos propietarios, David Martín y Ana García, diéronse a conocer, ya non solo por ser unos pioneros na recuperación d’esta manta nel Occidente, sinón tamién por ser de les poques pareyes moces qu’apostaron por formar una familia nun territoriu que les alministraciones enfotáronse n’abandonar a la so suerte. David, que complementa la cría de caballos col trabayu de madreñeiru, viende asturcones tanto a hípicos como a particulares asturianos y españoles llueu d’un manexu non siempre fácil polos ataques continuos de los llobos. Tovía inclusive fixéronse con un pequeñu güecu nel mercáu d’Alemaña, llugar de destín de dalgún de los sos greños.

Por fin, paez que’l futuru pinta daqué meyor para los antigos caballos pésicos.

“Distínguese esti burru astur pola blanca estrella qu’adorna la so frente, marca propia de los del so país. Blanques son tamién les sos pates veloces, que destaquen sobre el fondu prietu de la so mante. Anque d’estatura mediana y estampa poco vistosa, son enforma sobrios, veloces y resistentes”. Silo Itálicu.

 

Asturcones en La Montaña valdesana (Foto: Braniego)
Asturcones al galopu (Foto: Braniego)
Potros d’asturcón col so pelo característico (Foto: Braniego)
Dos greños o garañones (machos ensin capar) solucionando les sos diferencies (Foto: Braniego)

25 de mayu, ¿Día de la Bandera Asturiana?

Sobre’l significáu y la reinterpretación d’una fecha cargada d’arguyu pa los asturianos

Por Denis Soria

N’artículos anteriores yá vos despliquemos cuálu yera l’orixe de la bandera asturiana. Güei centrarémonos nos fechos qu’arrodiaron la so elección como símbolu de los asturianos y que munchos consideraron qu’habríen ser conmemoraos, si non como’l Día d’Asturies, a lo menos sí como’l Día de la Bandera Asturiana.

El Parllamentu asturianu actual, la Xunta Xeneral, aguapáu por sales onde les talles de madera de carbayu del vieyu hemiciclu acompañen una fina colección de pintures costumistes y cristaleres d’estilu francés, írguese güei como un palaciu neoclásicu centenariu nel centru de la capital d’Asturies. Pero lo cierto ye que non siempre tevo equí.

La sede de la Xunta Xeneral allugábase históricamente na catedral, más concretamente na llamada sala capitular. Tal vez l’espaciu presidíu por una impresionante cúpula gótica nun fora enforma ampliu p’acoyer una asamblea, pero ye ún de los llugares más vieyos del templu, llevantáu a últimos del sieglu XIII.

¿Qué yera realmente la Xunta Xeneral? Podríemos dicir que consistía nuna institución oligárquica «más o menos» representativa de los conceyos, mediadora ente los intereses d’Asturies y l’autoridá real, pero’l so valor reside en que foi la única figura d’autogobiernu que caltuvimos los asturianos dempués la conquista castellana del sieglu XIV, que mos arrincaría del reinu de Llión como un Principáu sometíu a la voluntá del rei de Castiella.

En mayu de 1808 esta Xunta celebraba les sos sesiones equí, cuando’l día 9 d’esi mes escomiencen a aportar a Asturies les noticies de la represión del 2 de mayu escontra’l pueblu de Madrid per parte de les tropes franceses. Los asturianos, encabezaos por dos muyeres -Xuaca Bobela y Marica Andayón- amotínense, y un xenteríu escomanáu empobinóse contra la sala capitular. Baxo presión popular, la Xunta Xeneral promulgó la creación d’un exércitu defensivu asturianu y declaró la guerra a Napoleón. Pasaos unos díes, el 13 de mayu l’Audiencia obligó a retractase a los diputados de la Xunta por mieu a la reacción de los franceses. Tres d’ello, asociedieronse unos díes de calma tensa, hasta’l 25 de mayu de 1808.

Na nueche del 24 una minoría de diputaos axunten a miles de campesinos, que tomen la fábrica d’armes d’Uviéu y asalten la capital. Dempués de tomar la Real Audiencia obliguen al so presidente a convocar una sesión estraordinaria de la Xunta Xeneral na que participen 15 miembros, ente los que destacaben Álvaro Flórez Estrada, Pedro Álvarez Celleruelo, Ramón de Llano Ponte, Manuel María Acevedo, el Conde de Torenu o García Busto.

Álvaro Flórez Estrada

Trés díes más tarde, el 28 de mayu, proclamaráse como Xunta Suprema, qu’unviará embaxadores a Gran Bretaña solicitando encontu militar y diseñaráse la bandera asturiana actual baxo’l lema «Asturias xamás vencida» a propuesta de Xovellanos. Tiempu dempués alcordaríase la formación d’una Xunta Suprema Gubernativa d’España y Indies (más conocida como «Xunta Central»), conformada por dos diputaos de cada provincia. Nesi sen, por Asturies van ser escoyíos Xovellanos y el Marqués de Camposagráu.

«La Asturias guerrera». J.E. Casariego

Infelizmente, el xeneral del exércitu borbónicu, el Marqués de la Romana llegará a Uviéu en 4 d’abril de 1809. Esti maizón yera conocíu polos soldaos como’l «marqués de les Romeríes», pos dicía Marx; «nun s’armaba nunca combate sinón cuando daba la casualidá de qu’elli taba ausente». De secute, ordena al coronel José O’Donell desaniciar la Xunta peles armes mientres aconceyaba, un 2 de mayu de 1809. Darréu, ésta va ser suplantada por una Xunta d’Armamentu y Observación. Esti fechu va llevantar una defensa ferviente de la Xunta de la mano de Xovellanos, aludiendo a la “Constitución histórica” asturiana:

Sabemos los derechos que da al Principado su constitución; sabemos que tiene el de no obedecer y reclamar toda providencia que fuere contraria a ella, y de resistirlas hasta donde permitan su fidelidad y respeto; y no ver algún peligro en excitar esta lucha entre la autoridad soberana y los derechos de un pueblo respetable, entre la fuerza armada de la una y el amor a la libertad del otro.

L’infame Marqués de la Romana

Los asturianos van ser testigos de la entrada n’Uviéu del xeneral napoleónicu Kellerman, que la saquea a lo llargo de trés díes. El «valiente» Marqués de La Romana fuxe en barcu, dexando la capital a mercé de los franceses. Kellerman tentará d’implementar una alministración collaboracionista colos 300 vecinos que quedaben na ciudá (frente los 6000 colos que cuntaba), hasta que’l 10 de xunu les tropes franceses son movilizaes a otros destinos.

La Guerra Peninsular nun acabará hasta 1814, y la capital asturiana sufrirá otres trés ocupaciones más. Dempués de too, la bandera asturiana convertiráse nel recuerdu celeste de la epopeya d’un pueblu que tomó la iniciativa como un actor protagonista, faciendo usu de les sos propies instituciones d’autogobiernu y combatiendo con valentía -inda traicionáu- a unos invasores de los que’l so pasu va quedar inmortalizáu en delles pintures de los nuesos horros.

Eses xuntes ordenaren un reclutamientu xeneral ensin escepciones pa clases nin persones, impunxeren tributos a los capitalistes y propietarios, menguaron los sueldos de los funcionarios públicos, ordenaren a les congregaciones relixoses que punxeren a la so disposición los ingresos guardaos nes sos arques; nuna pallabra, adoptaron midíes revolucionaries. Dende l’arribada del gloriosu «marqués de las Romerías», Asturies y Galicia, les dos provincies que más se distinguieron pola so resistencia unánime a los franceses, poníense al marxe de la guerra de la Independencia cada vuelta que nun se víen amenazaes por un peligru inmediatu d’invasión. (Karl Marx, 1854)

Pintura de soldaos franceses n’horros d’Amieva (Semeyes. Belén Menéndez Solar)

7 escritores ‘clásicos’ en llingua asturllionesa

Una propuesta p’averase a la lliteratura de la llingua que comparten asturianos, llioneses y mirandeses

Por Denis Soria

Manuel Rodríguez Rivero, historiador y crítico castellanu, vien defendiendo que la concepción d’un llibru como «clásicu» va acullá d’una clasificación ente artistes antigos y modernos. Pela cueta, falamos d’obres que, nel so ámbitu, influyeron en cómo interpretamos la historia de la nuesa lliteratura o foron determinantes nel desenvolvimientu lliterariu posterior. Güei proponémosvos 7 autores en llingua asturllionesa qu’entraríen dientro d’esta categoría, anque por supuesto, somos a meter munchos más.

1. Antón de Marirreguera (1605-1662), el primeru conocíu

Antón González Reguera, más conocíu como Antón de Marirreguera, yera un autor natural de Llorgozana (Carreño), párracu de Priendes (1634-1644) y Albandi (1645-1661) y que llegó ser Arcipreste de Carreño dende 1656.

El so poema «Cuando ensamen les abeyes» ta consideráu como la primer obra lliteraria -documentada- en llingua asturiana. Dichos versos foron presentaos y premiaos nel certame lliterariu qu’amenizó les celebraciones pola proclamación de Santa Olaya de Mérida como patrona de la Diócesis d’Uviéu pol Papa Urbanu VIII nel añu 1639. En pallabres de José María de Cossío, estilísticamente ye vistu como un puntu de transición ente’l modelu medieval y el barrocu, observándose una adaptación estructural de les fábules clásiques al rellatu oral tradicional.

Cuando esamen les aveyes

Fujendo con el calor

Ya saben u esta el cajiellu.

Santolaya fó la abeya

Que de Mérida ensamó

Enfadada que adorasen

Les fegures de llatón.

Entonces el re don Sil

Andaba en guerra feroz

Con los moros que querín

Encabezase en Lleón.

Permitiolo aquesta Santa

Que les victories yi dio,

Siendo en ellos matanzua.

Fasta que en Mérida entró.

[…]

2. Xosefa Xovellanos (1745-1807), la primer muyer escritora

De vida tráxica, esta xixonesa mudaría a Uviéu en 1788 llueu d’enviudar y perder a los sos trés fíos. Ellí dedicaríase a la formación de muyeres recluses y a obres diverses de caridá. Finalmente, ingresará nel Conventu de les Agustines Recoletes de Xixón.

Xosefa pertenez a la llamada Xeneración del Mediu Sieglu, cercana a un círculu d’escritores d’influyencia neoclásica venceyaos a la Ilustración que -con too- apostaron por un usu cultu del asturianu, como yera’l casu de Xuan González Villar o Antón de Balvidares. Na so obra lliteraria (namás cinco poemes), amuesa una converxencia amañosa ente la soca tradicional cola perspectiva ilustrada. Y ye que’l mensaxe que solíen enzarrar los sos poemes nun ye otru que la crítica al lluxu y a la idolatría.

[…]

Por aquel caminón nuevu

Que fasta Xixón llegaba,

Tantos vivientes fervín

Y tanta xente colába,

Que parecía un formigueru

Cuando daquién lu destapa.

Quixe cudiar contra min,

Si quiciaves Santolalla

Habrá baxado del Cielo

Y dirín á visitalla,

O si nes santes reliquies

S’hobíes abridu aquell’arca,

que magar Uviedo é Uviedo

Ñunca se vió despesllada.

(La proclamación de Carlos IV)

 

3. Xuan María Acebal (1815-1894), la poesía burguesa

Escultor, poeta, profesor universitariu, cofundador del diariu católicu El Carbayón (1879)… Acebal foi una figura polifacética vinculada al carlismu y al conservadurismu políticu. Mui reconocíu nel so tiempu, l’uvieín supondrá la escepción na lliteratura asturiana de la segunda metá del sieglu XIX, estancada y empapiellada nel costumismu y nun bucolismu anacrónicu que va facela incapaz de captar al públicu burgués. Según Ramos Corrada, esta sedría una de les razones poles qu’Asturies nun esperimentó un fenómenu asemeyáu a la Renaixença o el Rexurdimento.

Asina, «Cantar y más cantar» marcaría un puntu d’inflexón na lliteratura asturiana. La voz protagonista ye un asturianu que vuelve del exiliu y xube a L’Aramo pa elevar un cantu a la so patria. Un poema nel que, como Señala Cubero de Vicente, Acebal sal al pasu d’una arcaica visión llocalista enllena de complexos y trata a Asturies -por fin- como una verdadera entidá colectiva.

Pel Poniente hay les sierres de Bedures,
Que el Feniciu furó la vez primera,
Y tras elli el Romanu, que sacaba
Co les venes de sangre d’ oru vena.
Entovía se atopen les migayes
Per un llau y per utru, y per Navelgas;
Y baXando pel río á Cornellana
Cuéyenles los paisanos ente arena,
Que mezclen con el zógue y dempués lleven
Regolviéndolo xunto ‘nunca duerna.
Qué tó decir de Cangues, nin de Pravia,
De les Luiñes, Caranga y de Teberga;
De Grao, de Quirós nin de Proaza,
O sitios qu’ endayuri el güeyu viera?
Yo non tengo palabres pa esplicallo,
Y déxolo p’algunu que más sépia.

4. Enriqueta González Rubín (1832-1877), la primer novela

Orixinaria de Santianes del Agua (Ribeseya), foi collaboradora de la efímera revista lliteraria El Nalón y nel periódicu El Faro Asturiano, onde avezaba firmar como La Cantora del Sella.

Enriqueta ye enforma conocida por ser l’autora de «Viaxe del tiu Pacho el Sordu a Uviedo» (1875), nada menos que la primer novela escrita n’asturianu, concretamente nel dialectu oriental. Esta autora -a caballu del romanticismu- toma’l relevu de la lliteratura costumista y, anque ye cierto que les sos obres tienen como fondu un ambiente rural, nun lu idealiza, al aviesu recurre a la sátira pa denunciar la desigualdá social.

-¡Sima Dios! -arrespondí yo-, esa culpa non é de ellos sinón nuestra; a güen seguru que si nós jeciéramos asina cuando ellos traten de que los unviemos a Madrid de deputaos, ¡otra cosa jora! Pero dixo elli que cuando los homes que non están avezaos a vevir en palacios se van avevir a ellos, como tienen que subir tantes escaleres, hasta el jumu del cigarru los amoria y-yos desvanez la cabeza, y non pueden amirar pa baxu. Eso será. (…)

5. Fernán Coronas (1884-1939), la busca de lo ‘asturllionés’

Galo Antonio Fernández, más conocíu como “Fernán Coronas”, o “el Padre Galo” foi un relixosu nacíu en Cadavéu (Ḷḷuarca) con un conocimientu fuera de lo común sobre Historia y Llingüística, al puntu de dominar con remangu l’asturianu, el llatín, l’italianu, el portugués, el francés y l’occitanu, destacándose amás como traductor d’inglés, alemán, finés, griegu y hebréu.

Cuasi tola so producción n’asturianu faila na década de 1920, parte d’ella publicada en Rimas en astur-leonés (1928). Trátase de poesía modernista, con una temática basada na reivindicación identitaria y llingüística d’Asturies. Nesti sen, Galo foi una figura esmolecida por topar un modelu llingüísticu y ortográficu válidu pa los dialectos del asturllionés.

Güey que cruciu estrañu suelu

Mueiru de malencoliyas

Au tan los mieus esturianus?

Au tan las Estudias miyas?

L’augüina miya chorosa

Ensin gracia pa cantare

Vey trista ya amargurida

Cumu el corazón del mare!

Así respondeu l’Esva

Cun un queixúmene fondu,

[…]

6. Eva González (1918-2007), la voz del Cordal

Ye la escritora n’asturllionés más conocida de Llión. Perteneciente a la Xeneración de Posguerra, Eva nació al calor d’una familia humilde y campesina de Palacios del Sil, anque tenía un espíritu autodidacta; nun entamaría a escribir hasta los años 70, pasando -de repente- a componer cuentos y poesíes a diario.

D’estilu frescu, espresivu y espontaneu, la palaciega destacóse por adaptar los modelos rítmicos de la tradición popular oral. Al tiempu, la so temática tendrá como telón de fondu’l mundu campesín, el paisaxe y la natura, pero nel que dexa albentistate les costures del alma humana con una dulzura emocionante.

El so primer llibru, Poesías ya cuentus na nuesa tsingua (1980), tevo un impactu escomanáu, ya que yera la primer vez que se publicaba una obra lliteraria en llionés nel Altu Sil, onde se conoz tradicionalmente como pauezu. Más tarde, va asoleyar una serie d’obres en collaboración col fíu, l’académicu Roberto González-Quevedo: dende la serie «Na nuesa tsingua», escrita ente 1980 y 1990, a libros como «Poesía completa» (1980-1991), y de manera póstuma: «Cuentos completos» (2008), «Pequena enciclopedia de nós» (2011) y «Hestoria de la mia vida» (2018).

Los xeitos de la mia tierra,

Las cousinas del mieu pueblu

Hai que las contar aspaciu

Dando-ys gracia ya xeitu.

7. Amadeu Ferreira (1950-2015), el faru de Miranda

Al empar qu’en Llión, na Tierra de Miranda la producción lliteraria na nuesa llingua ye enforma tardiega y malpenes escomienza en 1940. De magar entós, l’escritor que meyor encarnó la renovación y el tránsitu a la modernidá foi Amadeu Ferreira. Nacíu en Sendín, esti abogáu, profesor de la Universidá de Lisboa y políticu va ser ún de los actores principales del movimientu de revitalización del asturllionés nesta pequeña comarca de Portugal, ocupando la presidencia de l’Associaçon de la Lhéngua i Cultura Mirandesa.

Entamó a escribir dende los años 70 por influyencia d’Antonio Mourinho, sobremanera poesía, resultáu non d’una inspiración espontánea, sinón d’un trabayu llargu y escrupulosu: «Cebadeiros», «Ars Vivendi / Ars Moriendi» y «Norteando»; y prosa, «La bouba de la Tenerie / Tempo de Fogo», «Cuntas de Tiu Jouquin», «Ditos Dezideiros / Provérbios Mirandeses» o «Belheç».

Otramiente, Amadeu foi mui reconocíu pol so llabor como traductor pal dialectu mirandés del asturllionés: «Ls Quatro Eibangeilhos», «Ls Lúsiadas», «Mensaige», dos aventures de «Astérix» y obres d’Horacio, Virxilio y Cátulo, ente otros.

«Hai un tiempo para nacer i un tiempo para un se morrer. L’alma nun puode bolar pa l cielo. Senó, cumo podien nacer cousas nuobas? Essa ye la rucerreiçon de las almas: son bidas nuobas. Son bichicos, arbicas i todo l que bibe. Ye por esso que fázen mui mal an anterrar las pessonas ne l semitério: habien de las anterrar pul campo para ajudar las almas a nacer. Assi, Dius, seia quien fur, ten muito mais trabalho.»

5 coses que ver en Siero

Por Denis Soria

Siero ye un llugar estupendu pa esplorar Asturies dende’l centru a cualesquier puntu del Paraísu, pero tien tamién muncho pa ofrecer. Güei proponémoste 5 coses pa ver y facer nel conceyu

1. Les Campes

Interior del chigre Pumarín (Foto: Imanol Rimada)

Fuisti al Carmín de La Pola,

llevasti medies azules,

llevástiles emprestaes,

qu’aquélles nun yeren tuyes.

(popular)

¿Andes con fame? Los meyores sitios pa xintar tán nesta plaza del centru de La Pola: Casa Manolo, Viento del Norte, El Rinconín de Les Campes, El Madreñeru, El Pozu… Anque Pumarín tien fama d’ofrecer un ambiente más tradicional y la Sidrería Les Campes la meyor rellación calidá-preciu.

Lo más llamativo, amás de la so arquitectura tradicional, ye’l monumentu n’homenaxe a les fiestes d’El Carmín (celebraes a últimos de xunetu). El so orixe remóntase a 1695, cuando Andrés del Quintanal Nosti fundó nesti mesmu llugar una ermita advocada a la Nuestra Señora del Carme (bastiada en 1810), dando orixe a una romería qu’anguaño ye, xunto colos Güevos Pintos (Domingu de Pascua), la fiesta más popular de Siero, con cerca de 50.000 asistentes. Obra de Constantino Rozada, recrea la danza prima cola que se da acabación la celebración d’El Carmín.

2. Valdesoto

Ilesia de San Félix (Fotografía: Pueblastur)

Valdesoto ye, quiciás, la parroquia más folixera del conceyu de Siero. Les dos fechas más importantes son les fiestes de San Félix (segunda fin de selmana d’agostu), nes que se celebra’l Desfile de Carroces (declarada Fiesta d’Interés Turísticu de magar 2002) y los Sidros y Comedies (primer domingu dempués de Reis), una mazcarada d’iviernu guapa y divertida que tien llugar a la solombra de la ilesia modernista de San Félix y bien cerquina del Palaciu de los Carreño, del sieglu XVIII y declaráu Bien d’Interés Cultural.

3. Tiñana

Palaciu de Meres (Foto: Wikipedia)
Interior del Palaciu de Meres (Fotografía: Turismo Asturias)

A malpenes 10 minutos de La Pola, esta parroquia ye conocida pola gran bayura de llagares, siendo un destín enforma valoráu pa facer espiches: Llagar de Fonciello, Llagar de Quelo, Llagar Juanín, Viuda de Palacio o Llagar Muñiz. Per otru llau, siempre paga la pena acercase a conocer el formosu Palaciu de Meres, declaráu BIC. Llevantáu ente los sieglos XV y XVII, apaez en delles películes de José Luiz Garci (El abuelo, You’re the One, Historia de un beso, etc.) y en La Regenta, de Fernando Méndez-Leite.

4. Cualloto

Ponte de Cualloto (Fotografía: Conceyu de Siero)

Cualloto, ye un llugar singular. Parte de la llocalidá pertenez a Granda (Siero) y parte a Uviéu, pero ye esta cercanía a la capital lo que fai que tenga tamién una ufierta prestosa de llagares y sidreríes bien afayadices pa comer pela fin de selmana, combinada con un importante caseríu tradicional. No tocante a Siero, lo más interesante ta na ponte medieval (anque se piensa que les sos bases son d’orixe romanu) y na vieya fábrica de cerveza Águila Negra, d’estilu neoclásicu y restaurada de recién llueu de dos décades d’abandonu.

5. Valles mineros de Pumarabule y Candín

Valle de Pumarabule (Foto: rpasturias)

Esta parte del Este de Siero contrasta col paisaxe del restu del conceyu, pos equí faise bultable la güelga del so pasáu mineru, colos típicos castilletes, escombreres y poblaos de trabayadores. Na parroquia de Santa Marta podremos conocer el Pozu Pumarabule (o El Pozu la Muerte), furáu en 1917 y que tien l’honor de ser el primer pozu vertical d’Asturies, amás de l’aldea de Llamuñu. Siguiendo pela AS-324 hasta la parroquia de Carbayín espérenmos los de La Paulina (en La Rasa), reconocida por Xovellanos y el Pozu Mosquitera (desde la AS-323), peslláu nos ochenta. Per último, dende Candín podremos percorrer la SI-12 y contra Lieres pela SI-14 hasta’l conxuntu mineru de Solvay, un exemplu magníficu de pobláu mineru y pozu, perteneciente a los Valdeón Cabanilles, pero compráu en 1903 por Solvay y Cia.

 

Pozu Pumarabule (Fotografía. MTI Minas Asturias)

Investiguen la cura del coronavirus nos oricios

Científicos de la Universidá de Patagonia (Arxentina) estudien una molécula presente nesta especie marina que puede ayudar a combatir el COVID-19.

La vacuna pudo tar delantre de los nuesos güeyos tou esti tiempu. Y ye que yá maxinábemos que nun había mal qu’una botellina de sidra con una docena d’oricios, el suañu llentu de cualesquier asturianu, nun pudiés remediar. Güei confírmase.

Según adelanta ADNSUR, un grupu de científicos arxentinos que lleva 15 años estudiando les propiedaes antivirales de los oricios, presentaron énte’l Ministeriu de Ciencia, Tecnoloxía y Innovación un proxectu pa desenvolver una terapia antiviral contra’l coronavirus. En pallabres del equipu, nun se trataría d’una vacuna, sinón d’una melecina d’ameyoramientu del sistema inmune pa prevenir l’afección de la enfermedá, pela que’l paciente va tar más fuerte y preparáu p’afronar el virus.

Los biólogos Tamara Rubilar y Dana Cardozo, responsables del equipu investigador, señalen que’l proxectu céntrase nel emplegu de metabolitos secundarios estrayíos de les güeves de la especie ‘Arbacia Dufresnii‘, un oriciu autóctonu de los golfos patagónicos, que podría tener capacidá de bloquiar la proteína fundamental del coronavirus. Sicasí, paez que munchos asturianos taríen yá planeando atropar dellos miles de kilos d’oriciu asturianu a mou preventivu, mientres que los organizadores del Festival del Oriciu de Bañugues (Gozón) y Güerres (Colunga) normalmente celebraos en marzu, frótense les manes pa les ediciones vinientes.

Cuaya, el conde qu’amedranó Asturies

La ferviente historia del noble moscón que semó’l terror na Asturies del sieglu XIV

Por Denis Soria

La fin de la Edá Media trexo a la nuesa tierra una serie de cambios perfondos; al dir desplazándose los centros de poder a Llión primero y al Reinu de Castiella dempués, Asturies vive una situación d’aislamientu motivada pola esclusión de la nobleza asturiana na realidá política. Con too ello, les crisis económiques y la decadencia de la sociedá feudal europea propiciaron una atmósfera de delincuencia xeneralizada. Nos milenta caminos d’aquella Asturies escura y asilvestrada existíen dende recaldadores illegales qu’estafaben a los mercaderes esixendo portalgos desorbitaos, hasta otros que directamente asaltaben a espada y cuchiellu a los viaxeros, que podíen perder la bolsa o l’honor nel meyor de los casos, o la vida nos más.

Y ye equí onde entra’l nuesu Gonzalu Peláiz, qu’a pesar del nome nun tien nada que ver con aquelli que se sublevara en 1132 contra’l rei de Llión en pro -paez ser- de la independencia d’Asturies. Esti conde, el de Cuaya, que yera analfabetu a conciencia y más feu qu’una nevera per detrás, nació en Villanueva (Grau) a últimos del sieglu XIII. Yá dende mozu empezó a cobiciar la villa de Grau, que tentó de tomar pola fuercia en dalguna ocasión. La cosa prometía. Esta pola taba baxo reguengu (ello ye, baxo xurisdicción directa del rei de Castiella), asina que cuando Fernando IV -con diez años namás- accede al tronu en 1295, Peláiz aprovecha la minoría d’edá del monarca y solicita la concesión de la villa. Los moscones, conocedores de los antecedentes del conde, dixeron que nin de Blas y unviaron una comitiva a la corte evitando les sos pretensiones.

Pero como Gonzalu Peláiz nun lo tomó mui bien, decidió cafiar tolo que pudo; afaró les tierres y aldees del conceyu y aniquiló a tol qu’entraba o salía de les muralles de la pola de Grau. Ansí, por más que los vecinos de la villa defendieren el so llar acérrimes, el comerciu y l’agricultura apararon dafechu, poniéndolos nuna situación realmente desesperada. Ello llevólos -en 1301- a rogar auxiliu al rei de Castiella, qu’inora la petición y más tarde al conceyu d’Uviéu, que nun-yos lu da por mor del conflictu ente l’Obispu de San Salvador (Fernando Gonzali) y el so Cabildu colos vecinos de la ciudá. Informáu Cuaya, amplía les sos malfetríes al alfoz d’Uviéu y al valle del Nora usando como resorte la fortaleza de Priorio (el rei Fernando IV ordenaría valtala, en devanéu, nel añu 1306) combalechándose col obispáu y compartiendo cola mitra’l botín de los sos crímenes.

Y como si too ello nun-y bastare, na nueche del 1 de marzu de 1308 llanza un ataque por sorpresa sobre Grau. Esta vez llogra trevesar les muries, masacra a cuasi tola población y priende fueu a la villa primero de tornar pa Cuaya col productu del saquéu. Persabiendo del desentendimientu del monarca castellanu con Asturies y en vengación por negase aquelli a reconoce-y “los sos derechos” sobre Grau, toma’l castiellu quirosanu d’Aguilar (de propiedá real) díes dempués.

La indignación de los asturianos arrama’l vasu y dalgunos homes d’armes d’Uviéu, más otros de los conceyos vecinos, axúntense a los supervivientes de la quema de Grau y alcuerden poner sitiu a la plaza onde s’alcontraba’l conde. Pero nun foi l’amenaza de les milicies conceyeres lo que-y fixo abandonar la torre, sinón el socorru oportunu del obispáu carbayón, quien -engarráu colos siervos y comerciantes de la capital- entréga-y oficialmente los baluartes de Priorio y Tudela xunto col Cotu de Lluniego y bien de refuerzos militares.

Nun yera (el castiellu de Tudela) pocu choyu. Anque nel solar qu’antaño ocupó güei malpenes queden unes poques piedres amontonaes con poca xuxa, yera daquella una de les fortaleces más imponentes d’Asturies. Amás, asitiábase nuna ubicación estratéxica; guardando’l Cotu de Lluniego y a la entrada mesma de la capital asturiana, onde toles recues de mercaderes que veníen del camín de Castiella pagaben portalgu.

Ruines del castiellu de Tudela (Fotografía: Asturgeografic)

Los asaltos a les caravanes nun se fixeron esperar, interrumpiendo’l comerciu de la ciudá per meses. Y como la pela és la pela, los uvieínos nun diben quedar coles manes en bolsu mientres Cuaya facía lo que-y pegaba la gana. Accedieron a contratar a un mercenariu pa facer frente al conde; Suer del Dado, un ayerán que tenía -xunto colos sos homes- sonadía de ser el meyor guerreru d’ente la brava nobleza asturiana. En pocos meses consiguen caltener a Peláiz a raya y restablecer el comerciu. Uviéu aprovecha l’impasse pa firmar -el 21 d’ochobre de 1309- una Carta de Xermandía con Grau. Esta alianza permitirá-yos organizar meyor l’ayuda militar, polo qu’al poco contraten a otru noble batallador; Suer Menendi de Valdés. Resulta interesante que fore precisamente un Valdés el que punxera les armes al serviciu de los conceyos, pos Valdés yera tamién la segunda muyer de Cuaya; Urraca Suari (vilba de Menén Suari de Valdés), que volviera casar col polémicu Don Gonzalu obligada de xuru polos problemes financieros que llevaba arrastrando.

Nos seis años siguientes tien llugar una auténtica guerra civil ente’l bandu laicu (la causa de los conceyos) y l’eclesiásticu (representáu pol obispáu d’Uviéu y el Conde de Cuaya) hasta que -por fin- la rexente del recién coronáu Alfonsu XI, María de Molina, unvia una carta al Obispu de San Salvador y al so Cabildu poniéndolos pingando y esixéndo-yos que retiraren l’apoyu a Gonzalu Peláiz.. Al tiempu, manden al Comenderu Real (Rodrigu Álvariz de les Asturies, conde de Noreña) pa encargase del gobiernu del país.

Llega Rodrigu a terrén d’Asturies cola seña real y bien llueu acuden al so llau les milicies conceyeres que planten cara a Peláiz hasta que llogren neutralizalu nel castiellu de Tudela. El sitiu dura cuatro meses y empléguense pa ello máquines de guerra que’l Comenderu solicita a les autoridaes uvieines, desafiando’l requerimientu interpuestu pol Obispu pa que los fierros et cuerdas del Engenio nun salieren de la capital.

Por fin, na primavera de 1316 les tropes tomen la plaza. Enteraos los de Grau, y fartos yá de tantos años de calamidaes, entren nes tierres de Cuaya tronzando y quemando tolo que pillen. Pero como mala yerba nunca muerre, Gonzalu Peláiz escapa en dalgún momentu del asediu y exiliáse en Navarra -piénsase- hasta la so muerte.

La «Ruta del Conde de Cuaya» percuerre dellos pueblos del valle del ríu las Varas.

Nos meses que siguieron a la toma de la fortaleza Rodrigu Álvariz, quien complementaría’l gobiernu d’Asturies cola llucha contra los musulmanos de Granada, ordena confiscar les propiedaes de Gonzalu y valtar el baluarte de Tudela pa evitar que sirviere de puntu d’apoyu pa futuros llevantamientos contra la corona. Quién diba pensar que vaiga ser so fíu adoptáu, Enrique de Trastámara (bastardu d’Alfonso XI), el que prienda la mecha n’Asturies dando pasu a la Guerra Civil Castellana (1351-1369) y dalgunos años más tarde’l so nietu; Alfonso Enríquez el que se subleve contra so tíu, Juan I de Castiella, hasta la toma de Xixón en 1395. Pero en fin, d’ello falaremos otru día.

Volviendo al nuesu conde preferíu, ye evidente qu’esti personaxe debió dexar una güelga bien fonda nos moscones pa que, siete sieglos dempués, la so alcordanza siga tovía viva na tradición oral del conceyu de Grau.

Como vemos, el mitu del prototipu de caballeru feudal empáticu y bonable colos sos súbditos, a los que protexía de bárbaros y cuélebres, ye una falacia. El medievu foi una dómina na que les élites politiques nun duldaben n’aprovechar la so situación pa satisfacer los sos placeres mundanos pasando penriba del bientar de la xente del común. Una época na que la desigualdá y corrupción taben a la orde del día… Por desgracia, dende la Edá Media poco cambiemos como sociedá nesi sen.

Palaciu de Villanueva (Grau), llugar de nacimientu del Conde de Cuaya.

Acullá del Cabrales: 6 quesos asturianos pa descubrir

Seis propuestes asturianes pa los llocos de los quesos

Por Denis Soria

Toos conocen el Quesu Cabrales, pero con una tradición ganadera milenaria que se remonta a les tribus astures, la mancha quesera más grande d’Europa ofrez munches más alternatives pal nuesu paladar. Asturies ye’l país de los 40 quesos. Güei trayémosvos seis d’ellos.

1. Quesu Casín

Esti quesu debe’l nome al conceyu de Casu, nel valle altu del Nalón, anque la so producción abarca tamién Sobrescoyu y Piloña, conceyos qu’integren la DOP. Ellabórase con pasta amasao a partir de lleche crudo de vaca casina, una raza autóctona del monte asturianu. Piénsase que ye ún de los más antigos, pos ta documentáu dende’l sieglu XIII.

Ye un quesu de tastu fuerte y mantecosu. La so particularidá reside en que, una vuelta desuerao, amásase formando gorollos que se dexen reposar unos díes pa dempués pasalos per una máquina de rabilar cuantes veces se queria aumentar el picor y la intensidá del sabor. Finalmente, grábense con un marcu de madera al envís d’identificar la quesería.

Cuenta con cuatro queseríes: Ca Llechi, El Viejo Mundo, Quesería Reciegos y La Corte (les dos últimes vistables). Amás, la fin de selmana postrera d’agostu tien llugar el Certame del Quesu Casín nos altos de La Collá d’Arniciu (Casu), un momentu afayadizu pa conocer les últimes novedaes y esfrutar d’unes vistes bien guapes al Parque Natural de Redes.

2. Quesu Gamonéu

Ellaborao nos conceyos de Cangues d’Onís y Onís, ye ún de los trés quesos azules que se faen nel entornu de los Picos d’Europa. El so tastu ye asemeyáu daqué al Cabrales, pero’l preciu nun tien res que ver. Ello ye que la so producción ye muncho más pequeña y artesanal.

Lo que lo fai tan especial ye tanto’l so afumáu como la so curación en cueva, ente dos y cinco meses, que consigue una consistencia semidura, con manches de penicilium espardíes pela corteya y un sabor penetrante. Ellabórase a partir de lleche de vaca, oveya y cabra, si bien nel casu del quesu Gamonéu del Puertu han mecese a lo menos dos tipos de lleche (mínimu un 10% la d’ovín y/o caprín). La producción d’esta variedá acútase a los meses de primavera y branu, tiempu de pastoréu nes vegues y mayaes, razón pola que ye más cotizada que la del Gamonéu del Valle.

Con cerca de 18 queseríes inscrites na DOP, tolos 23 d’ochobre celébrase en Benia, capital del conceyu d’Onís, el Certame del quesu Gamonéu, que s’allarga a la fin de selmana.

3. Quesu de Los Beyos

Con Indicación Geográfica Protexida (IPG), produzse nos conceyos asturianos de Ponga y Amieva y nel llionés d‘Oseya de Sayambre. El so nome vien del escobiu de Los Beyos.

El quesu de Beyos puede ellaborase con lleche de vaca, cabra y oveya, magar qu’ensin amestar. Ye un quesu cremoso, fácil d’esfaraguyar al corte y daqué acedo, más intensu nos d’oveya y de cabra, y más suave nos de vaca.

Existen trés certámenes d’esti quesu:

  • San Xuan de Beleño (Ponga): Domingu últimu de mayu.
  • Amieva: Primer sábadu de xunu.
  • Oseya de Sayambre (Llión): Ochobre.

 

4. Quesu Pría

Propiu de la parroquia costera de Pría, nel conceyu de Llanes, esti quesu tien lo singular de ser ellaborao con lleche de vaca y mantega d’oveya. De les sos muches variedaes, la más demandada ye’l famosu ḥumáu de Pría, un quesu afumao con madera de carbayu, tienro, de tastu semidulce y prestosu.

 

5. Quesu picón

Ye ún de los quesos más enigmáticos d’Asturies y, a xulgar pola so ellaboración, de los más antigos. La so producción ye doméstica cuasi dafechamente, arrequexada al monte meridional asturianu, onde tien nomes distintos y variaciones según el conceyu: queisu de fonte, queisu d’odre, queisu de bota o queixu de vexiga en Quirós, Proaza y Somiedu, quisu picón en Ḷḷena y quisu d’Urbiés nel valle de Turón (Mieres).

Trátase d’un quesu fecho a base de calostru o caliestru (lleche de vaques paríes de recién), poco graso, pastoso y cremoso, ideal pa untar. El so sabor nun ye aptu pa tolos gustos, pos ye particularmente intensu y picante, motivu pol qu’en delles cases suelen amestar cantidaes pequeñes d’aguardiente de miel o mantega, p’amatagar l’acidez.

Anque una vuelta cuayada la masa puede desuerase en fardeles de tela, en dellos pueblos siguen faciéndolo en pelleyes de corderu o cabritu, onde se dexa formentar al calor del llume de la cocina pa que sude’l sueru. Trés meses más tarde pásase a una fonte o tarreña onde se remueve a lo llargo d’ocho meses pa que’l mofu de la superficie s’esparda de manera homoxénea.

Esti quesu en peligru de desaniciu ye enforma difícil de mercar, conque lo recomendable ye acudir a les distintes feries:

  • Certame del Quesu d’Urbiés (Mieres): Segundu domingu de xunu.
  • Certame del Quesu de Bota (Bermiego, Quirós): Primeros de xunu.
  • Certame del Quesu de Fonte (Proaza): Primeros de febreru.

 

6. Quesu Afuega’l Pitu

Al empar que’l Casín, ye ún de los quesos asturianos más antigos, y de fechu ta documentao como moneda de pagu d’impuestos nel sieglu XVIII. Faise con lleche de vaca carreña o frisona en pequeñes caseríes, si bien antaño la so producción taba presente en cuasi tolos conceyos ente’l Narcea y el Seya. Poseye la so propia DOP de magar el 2008.

L’orixe del so nome, raru cuanti si más, dio llugar a interpretaciones alloriaes. Pa unos el nome alude a que, al tragar, la so testura pastosa apégase al paladar y al gargüelu, como un pitu. Otros defenden que se debe al procesu de desueráu de la variedá de puñu, na que s’afuega’l trapu o fardela pa recudir primero d’engolala.

El quesu Afuega’l Picu preséntase en trés modalidaes, curaos, semicuraos o tienros y hasta cuatro variedaes en función de la so forma: Atroncáu blancu, de forma troncocónica, de color blancu y ensin amasar o Atroncáu roxu, de forma troncocónica, con pimentón (lo que-y da un color encarnáu) y amasao. Les otres variedaes son de trapu o de puñu, Trapu blancu y Trapu roxu, que s’estremen de les anteriores pola so forma ronda y pol desueráu en trapos o fardeles.

El certame más importante d’estu quesu tien llugar a últimos de xineru en La Foz (Morcín), onde participen delles queseríes llegaes de diferentes conceyos: Tinéu (Tierra de Tineo), Salas (Valle del Narcea, Agrovaldés, El Viso y La Arquera) Grau (Ca Sanchu, Borbolla y Temia), Pravia (La Peñona y Rey Silo) y Morcín (La Figar).

El cuélebre de San Llorienzo

Sobre la lienda que da nome al famosu sablón xixonés

Por Denis Soria

El Cuélebre ye una de les criatures más conocíes de la mitoloxía asturiana. Los más de los testimonios coinciden en que se trata d’un machu de culiebra que sigue medrando a lo llargo de sieglos hasta algamar un tamañu xigante y criar nales d’esperteyu. Pero esti ser monstruosu estráu d’escames con una dureza mayor que la del fierro taba envizcáu pol oro y los oxetos brillantes, guardando les sos ayalgues nel interior de les cueves. Asina, la so presencia ye fácil de rastrexar en bien de llugares n’Asturies y Llión, como La Cabeza’l Cuélebre (Ḷḷena), La Vuelta’l Cuélebre (Colunga), Valdecuélabre (Somiedu) o El Pozu’l Cuélebre (Cangues d’Onís). Hasta Victor Manuel va dedica-y una de les sos canciones.

L’etnógrafu y dibuxante Bertu Álvarez Peña recueye nel so llibru Mitos de Xixón la lienda tresmitida por Manín de Selmo al folcklorista Luis Argüelles na década de 1940. Manín, un xixonés que yá rondaba los noventa y tantos años cuntó-y esta vieya historia sobre’l cuélebre qu’habitaba cabo la playa de San Llorienzo. Conocemos más rellatos sobre esti bichu nel conceyu de Xixón, pero’l de Manín ye el únicu que fai referencia al arenal.

Dicíase que, fai munchos años, un Cuélebre vivía dientro d’una cueva del cabu de San Llorienzo, frente La Isla de la Fontica (llamada modernamente La Isla la Tortuga, pola forma), que tenía amedranaos a los pescadores de Cimavilla. Desesperaos por ver cómo la sierpe frayaba de contino les sos llanches y apareyos colos que ganaben el sustentu, pidieron ayuda a Gorín, un ermitañu que moraba nel Picu’l Sol. Ésti ofrecióse a dar muerte a la bestia, pero, empara, los playos habríen alimentalu’l restu la vida.

Gorín escoyó a Xuana, una moza de quince años, fía de madre soltera, pa que lu acompañás hasta’l covayu del Cuélebre. Una vegda na entrada, Gorín llamó a la bestia y, en sintiendo que s’acercaba, l’ermitañu garró la faxa de Xuana y mangó-yla na cabeza al reptil namás apaecer, quedando mansu y suave. Darréu, l’ermitañu allegó al cubil de la sierpe onde atopó un lloréu d’oro, el tesoru que’l taba guardando. Gorín llanzó’l lloréu a la mar y ordenó al Cuélebre que marchara tres d’elli, desapaeciendo pa siempre baxo les foles furioses del cantil.

L’ermitañu pasó a vivir entós a la cueva del Cuélebre, mientres los pescadores cumplíen col so tratu toles selmanes llevándo-y alimentu. Sicasí, si dalguna vez olvidaben facelo, un cuervu posaba nel llugar que güei se conoz como La Colina’l Cuervu y colos sos glayíos recordaba-yos a los playos la so obligación.

La Colina’l Cuervu (Fotografía: MACHBEL)

Col tiempu, enriba de la cueva del lloréu edificóse la capiella de San Llorienzo de Mar, bautizando tamién al cabu y al inmensu sablón cercanu: la playa de San Llorienzo. Lo cierto ye qu’esa capiella existió, y de fechu Xovelllanos trescribiría delles coples y cantares populares que facíen referencia a les procesiones marineres ancestrales ente la capiella de San Llorienzo de Tierra (cerca del Conceyu) y la de San Llorienzo de Mar. Como aquella que diz:

«Vengo de San Llorienzo de la Tierra,
voi pa San Llorienzo de la mar,
enguedeyar, enguedeyar, enguedeyeme,
nunca me pudi desenguedeyar…»

Un cuélebre de cartón domina sobre les muralles de Xixón, obra de los vecinos de Cimavilla nes sos fiestes.

 

astAsturianu