El cuélebre de San Llorienzo

El cuélebre de San Llorienzo

Sobre la lienda que da nome al famosu sablón xixonés

Por Denis Soria

El Cuélebre ye una de les criatures más conocíes de la mitoloxía asturiana. Los más de los testimonios coinciden en que se trata d’un machu de culiebra que sigue medrando a lo llargo de sieglos hasta algamar un tamañu xigante y criar nales d’esperteyu. Pero esti ser monstruosu estráu d’escames con una dureza mayor que la del fierro taba envizcáu pol oro y los oxetos brillantes, guardando les sos ayalgues nel interior de les cueves. Asina, la so presencia ye fácil de rastrexar en bien de llugares n’Asturies y Llión, como La Cabeza’l Cuélebre (Ḷḷena), La Vuelta’l Cuélebre (Colunga), Valdecuélabre (Somiedu) o El Pozu’l Cuélebre (Cangues d’Onís). Hasta Victor Manuel va dedica-y una de les sos canciones.

L’etnógrafu y dibuxante Bertu Álvarez Peña recueye nel so llibru Mitos de Xixón la lienda tresmitida por Manín de Selmo al folcklorista Luis Argüelles na década de 1940. Manín, un xixonés que yá rondaba los noventa y tantos años cuntó-y esta vieya historia sobre’l cuélebre qu’habitaba cabo la playa de San Llorienzo. Conocemos más rellatos sobre esti bichu nel conceyu de Xixón, pero’l de Manín ye el únicu que fai referencia al arenal.

Dicíase que, fai munchos años, un Cuélebre vivía dientro d’una cueva del cabu de San Llorienzo, frente La Isla de la Fontica (llamada modernamente La Isla la Tortuga, pola forma), que tenía amedranaos a los pescadores de Cimavilla. Desesperaos por ver cómo la sierpe frayaba de contino les sos llanches y apareyos colos que ganaben el sustentu, pidieron ayuda a Gorín, un ermitañu que moraba nel Picu’l Sol. Ésti ofrecióse a dar muerte a la bestia, pero, empara, los playos habríen alimentalu’l restu la vida.

Gorín escoyó a Xuana, una moza de quince años, fía de madre soltera, pa que lu acompañás hasta’l covayu del Cuélebre. Una vegda na entrada, Gorín llamó a la bestia y, en sintiendo que s’acercaba, l’ermitañu garró la faxa de Xuana y mangó-yla na cabeza al reptil namás apaecer, quedando mansu y suave. Darréu, l’ermitañu allegó al cubil de la sierpe onde atopó un lloréu d’oro, el tesoru que’l taba guardando. Gorín llanzó’l lloréu a la mar y ordenó al Cuélebre que marchara tres d’elli, desapaeciendo pa siempre baxo les foles furioses del cantil.

L’ermitañu pasó a vivir entós a la cueva del Cuélebre, mientres los pescadores cumplíen col so tratu toles selmanes llevándo-y alimentu. Sicasí, si dalguna vez olvidaben facelo, un cuervu posaba nel llugar que güei se conoz como La Colina’l Cuervu y colos sos glayíos recordaba-yos a los playos la so obligación.

La Colina’l Cuervu (Fotografía: MACHBEL)

Col tiempu, enriba de la cueva del lloréu edificóse la capiella de San Llorienzo de Mar, bautizando tamién al cabu y al inmensu sablón cercanu: la playa de San Llorienzo. Lo cierto ye qu’esa capiella existió, y de fechu Xovelllanos trescribiría delles coples y cantares populares que facíen referencia a les procesiones marineres ancestrales ente la capiella de San Llorienzo de Tierra (cerca del Conceyu) y la de San Llorienzo de Mar. Como aquella que diz:

«Vengo de San Llorienzo de la Tierra,
voi pa San Llorienzo de la mar,
enguedeyar, enguedeyar, enguedeyeme,
nunca me pudi desenguedeyar…»

Un cuélebre de cartón domina sobre les muralles de Xixón, obra de los vecinos de Cimavilla nes sos fiestes.

 

Reines asturllioneses

Reines asturllioneses

Tol mundu conoz a Pelayu, pero pocos saben que la última soberana d’Asturies foi una muyer

Por Denis Soria

Urraca de Llión

“¿A qué nun s’atreve l’alloriu de la muyer? ¿Qué nun intenta l’astucia de la sierpe? ¿Qué nun ataca la víbora criminal? L’exemplu d’Eva, la nuesa primer madre, indica a les clares a qué s’atreven, qué intenten, qué ataquen los inventos de la muyer. La miente cucia de la muyer llánzase contra lo prohibío, viola lo más sagrao, tracamundia lo llícito y lo illícito”

Atendiendo a esta descripción que fai Xiraldo na so Historia Compostelana (sieglu XII) d’Urraca de Llión -y de la muyer en xeneral- nun ye difícil entender por qué malpenes se citen trés reines consortes nes cróniques asturianes. Y anque tengamos más información al rodiu de les llioneses éstes nun suelen salir bien paraes. Obviaes, tapecíes, relegaes a la figura de xestantes cuando non a simples oxetos decorativos, el reinu asturllionés cuntó -pa con too- con dos reines titulares, quier dicir, con poder efectivu; Urraca de Llión y Urraca l’Asturiana.

Lleistis bien, falamos de “reinu asturllionés” porque la entidá política que fundó Pelayu en Cangues d’Onís nel sieglu VIII nun muerre col treslláu de capital que fai Alfonso III a Llión nel 910. Ésta mudara yá otres veces (Cangues, Samartín, Pravia, Uviéu…) y por ello les xenealoxíes escrites na dómina, como la Nómina llionesa traten los monarques del reinu de los astures como regis Legionensis. Asina que pal casu pataques…

 

URRACA DE LLIÓN (1081-1126)

La nuesa cazurrina accede al tronu dempués de la muerte de so hermanu Sanchu -de 14 años namás- na batalla d’Uclés (1108) contra los almorávides. Muertu l’únicu fíu varón d’Alfonso V, el rei decide otorga-y los derechos de socesión a so fía Urraca, un fechu insólitu que la llevaría a convertise na primer reina titular d’Europa, nel añu 1109.

Foi una muyer familiarizada bien ceo colos asuntos de gobiernu, en devanéu nun dirixera’l condáu de Galicia en xunto col maríu Raimundo de Borgoña. Y pese a qu’enviudara va pocos años, los nobles llioneses presionáronla pa que volviere casar cuanto primero, puesto que, como afirma Ricardo Chao na so Historia de los reyes de León, “Estas prisas (…) responen a la incomodidad que provocaba una mujer mandando.”

Vamos, un campu de nabos…

El so matrimoniu col machiruelu d’Alfonso I d’Aragón y Pamplona tornóse nun infiernu. El mui “valiente” mayábala de contino y enzarrábala baxo llave, conque tres muncho atetuyar la reina llogra tornar pa Llión. Sicasí, el so maríu invade’l reinu nel añu 1111, obligándola a fuxir a Galicia. Nun queda coles manes en bolsu. Consciente de que la llexitimidá del so bandu taba n’entredichu, Urraca y l’obispu de Compostela proclamen rei a Alfonso Raimúndez a la edá de siete años, el fíu que tuviera nel matrimoniu anterior.

Los aragoneses terminaríen por ser espulsaos de Llión, hasta qu’en 1116 alcuérdase’l repudiu d’Urraca per parte d’Alfonso’l Batallador como alternativa al divorciu. La reina pudo pasar páxina, pero, con too, el so maríu nun foi la única piedra con la que zapicaría a lo llargo la vida. Les disputes de poder -tamién col fíu-, los intentos d’independencia de Portugal y el descontentu popular fixeron muezca na so autoridá, siempre cuestionada pola so condición de muyer. Urraca, de fechu, emulando a Cersei na famosa serie Xuegu de tronos, sobrevivirá a un tagayu de compostelanos furiosos que la deshonró públicamente llanzándola desnuda a una llamarga (posteriormente, la prudencia política torgó que decidiera quemar la ciudá).

Muerre en 1126 a los cuarenta y picu años, siendo eternamente maltratada poles cróniques y la lliteratura, atrincheraes nuna visión insultantemente machista y parcial sobre’l so reináu.

 

URRACA L’ASTURIANA (1133-1179)

Toos conocen a Pelayu, pero pocos saben que la última monarca d’Asturies foi una muyer.

«quando domina Urraca regina et dominus Alvarus Roderici voluerount quod perdisse dominus rex Fernandus Asturiis»

Nel cursu los sieglos, les referencies a Asturies van llimitase yá al territoriu al norte del cordal. Tal vez pola xeografía, tal vez porque cola nueva capital en Llión la nobleza asturiana ya nun lo vertía tanto, ésta va protagonizar dos intentos serios d’independencia de Llión.

El primer intentu tendrá llugar col fíu d’Urraca, Alfonso VII de Llión, de la mano del conde Gonzalu Pelaiz en trés ocasiones (1132, 1135 y 1137), hasta que’l rei cansa de tanto derrotalu-perdonalu y da-y patada a Portugal, territoriu que se marca una DUI frente Llión (mas de les de verdá). Pero mientres unes vacaciones dempués d’una de les sos campañes escontra’l conde, Alfonso enxendra una bastarda con una ayerana llamada Gontrodo. Frutu d’esta aventura va nacer Urraca (llamada, paradoxes de la vida, igual que so güela). Criada na corte llionesa y nun momentu d’alianza colos vascones, el casoriu con García Ramírez IV el Restaurador convertirála en reina de Navarra. Un braguetazu, pero cortín. Enviudó a los seis años

A la vuelta y pa nun revolver quiciabes colos asuntos navarros, so padre concéde-y el reinu d’Asturies (subordináu a Llión). ¿Pero de qué val tener un reinu pa una sola ensin naide al llau con quien compartilu? El segundu matrimoniu d’Urraca va ser con una golosina del occidente, nada menos que con Álvaro Rodríguez, el señor de Navia. El casu ye qu’en 1164, pocos meses dempués de la boda, tenten de xebrar Asturies del reinu de Llión. Porque toa pareya moza sabe aquello de que meyor el pisu en propiedá, que lo de vivir d’alquiler ye tirar les perres…

La cosa debió salir regular, ya que’l nuevu rei de Llión, so hermanastru Fernando II, pon fin al alzamientu en menos d’un añu y manda al matrimoniu a la Castiella de pensar.

A partir d’equí les noticies de la pareya son contradictories, unos dicen que morrieron en destierru, otros qu’Urraca tornó p’Asturies como monxa llueu d’enviudar por segunda vez. Seya como fore dambos recibieron sepultura na catedral de Palencia, u siguen tovía. Más nada se sabe de quien foi la postrer reina d’Asturies “stricto sensu”.


Castiellu de Soto (Ayer), xunto con Peḷḷuno, posible llugar de nacimientu d’Urraca l’Asturiana
Orixe del Antroxu

Orixe del Antroxu

El que mos visite nestes feches sorprenderáse de serguro al ver anunciáu el Carnaval pol nome d’Antroxu, o engurriará la cara al comprobar que llocalidaes como Nueva (en Llanes) celébrenlo ¡nada menos que’l 19 de marzu! Tranquilos, que too tien un por qué.

Cipriano el Hojalatero (Evaristo Valle, 1947)

Pa poder entendelo tornaremos a los díes de fiesta, fartura y escesos previos a la Cuaresma (Quadragesima, periodu de 40 díes previos a la Selmana Santa), qu’emprincipiaba’l Miércoles de Ceniza, momentu que los fieles recoyíense na austeridá y na reflexón, ayunando o abandonando’l consumu de carne. D’ehí la pallabra carnaval, del venecianu carnevale, de carne (carne) y levare (quitar).

Pero l’Antroxu (en delles partes; Antrueyu, Antruidu, Antroiru, Entroido…) nun tien res que ver col cultu cristianu. Remanez del llatín introitus (entrada), ya qu’antecedía al añu nuevu (solía escomenzar el mesmu día de Navidá), teniendo’l so orixe nes celebraciones campesines de la Europa pagana -como les Saturnales o Lupercales– armaes ente l’equinocciu d’iviernu hasta la primavera. Ello ye, en ciertu mou conmemorábase’l “nacimientu de la lluz”, cuando los díes empezaben a allargase, razón pola que tamién coinciden coles fiestes –cristianizaes- de Santa Llucía (20-23 d’avientu na Edá Media) y de La Candelaria o de la Lluz (2 de febreru). El ciclu agrariu reanudábase y la vida volvía a referver, pero había qu’ayudar a espertar a la tierra.

Esti ye l’aniciu, por cierto, de la curiosa tradición en delles zones del occidente asturianu de prender ramones de paya pa beneficiar la collecha; El Pachizu o Los Payones.

 

Asina, en munchos pueblos los vecinos amazcaraben, emprestándose a la fiesta y a la tresgresión, gastando bromes y faciendo sonar lloqueros. Esto venía acompañao tamién por banquetes abondosos y esaxeraos enantes de la Cuaresma, sobremanera de carne de gochu y de llambionaes (frixuelos, picatostes, casadielles…). Equí tenemos, asina, l’orixe de les célebres mazcaraes d’iviernu celebraes hasta la primavera, del nuesu verdaderu Antroxu.

‘Carnavalada de Oviedo’ (Evaristo Valle, 1928)

 

Y nun teníen llugar únicamente nes aldees, les pintures d’Evaristo Valle danmos testimoniu de la so celebración n’Uviéu. Tenemos constancia de L’Obispín, una mazcarada festexada dientro de la propia Catedral de San Salvador ente’l 18 d’avientu y los Santos Inocentes, o de personaxes tan pecuñares como La Destrozona, un varón vestíu de muyer que repartía escobazos a degüellu.

Otru testigu de l’Antroxu uvieín foi’l conocíu escritor carbayón Perfecto Fernández (Nolo), quien en 1906 recueye delles referencies na so obra “Veyures y Caxigalines”.

«¡Morrer tú?… Ha haber abondo
Pa que Xuanín ciarr’el güeyu
Sin ver d’isti añu les fiestes
Que se cellebren n’Uvieu
d’Antroxu les bullicioses
galanes de Samateu.»

Pero, ¡ai amigu! Col cleru topemos. La ilesia nunca nun vio con bon güeyu estes festividaes escandaloses, que tentó de restrinxiles por tolos medios a los díes previos al Miércoles de Ceniza (Xueves de Comadres, Domingu’l Gordu, Llunes y Martes d’Antroxu), anque nun siempre con éxitu. Foi la so prohibición tres la Guerra Civil lo que realmente determinó la so desapaición.

15961245149_f0172d8342_z

El Guirria de Ponga (fotografía: Desdeasturias.com)

Cola llegada de la Democracia munchos conceyos rescataron l’Antroxu, pero la influyencia de la televisión afitó’l referente nel Carnaval de Brasil, de Cádiz o de Tenerife, escaeciendo la tradición asturiana. Güei menos d’una decena d’estes mazcaraes sobrevivieron, cuasi toes recuperaes. Ye’l casu de Los Sidros y Les Comedies (Valdesoto, Siero), El Guirria (San Xuan de Beleño, Ponga), Os Reises d’El Valledor (Ayande), Os Reises de Tormaleo (Ibias), Los Zamarrones de Ḷḷena, Los Aguilandeiros de San Xuan de Villapañada (Grau) y Los Guilandeiros de Tinéu.

Otres, como Los Bardancos de Casu, Las Comparsas de Quirós, Los Aguilanderos de Xedré o La Puela o Los Zaparrastros de Ayer alcuéntrense n’hibernación, esperando ser retomaes polos sos vecinos.

antroxu

“Les Mazcaraes n’Asturies” (diseñu: Denis Soria)

Antroxando pallabres…

Nesti ambiente de folixa y socarronería nun faltaben los cantares y les coples inda presentes na tradición oral. Les más d’elles anónimes, anque entá conservamos l’autoría de dalgunes como les del popular Antón el Coque, resucitaes pol cantante Jerónimo Granda en 1977.

 

Por eso son tan valiososos estos otros versos recitaos por Araceli Noval, vecina d’Oles (Villaviciosa), porque amuesen la cara más instrospectiva del Antroxu, la más sobria y moralizante.

 

Conque non, si mos averamos a la so historia, L’Antroxu nun ye namás una fiesta de disfraces. Baxo la mázcara, llatente, escuéndese esi pulsu eternu ente’l llume que s’abre pasu baxo la fría calma de lo qu’un día foi primavera, convertíu asina nel ciclu mesmu de la vida.

La *xuventú ye folixa, ye diversión, ye folgueta.
Les penes y desengaños quédense pa la vieyera.
Vosotros sois l’Antroxu, nosotros la Cuaresma.

La lienda de la ponte del beisu de Ḷḷuarca

La lienda de la ponte del beisu de Ḷḷuarca

Sobre l’orixe de la lienda más conocida de la villa blanca

Asturies ye un país arrogante n’histories, calistraes davezu pol arume de los sos montes y viesques, del so mar o de la so sidra, pos na monotonía de los díes grises munchos de los nuesos cuentos y seres mitolóxicos xorrecieren al calor de la lleña, cuando non del alcohol…

Eso sábenlo bien los vecinos de la villa de Ḷḷuarca, que nun desaprovechen la ocasión pa rellatar con arguyu la lienda del pirata Cambaral, asocedida nel tiempu en que pirates berberiscos y otros malfechores afaraben les costes gallegues y asturianes al envís d’afogar la so sede en sangre y gafos vicios. El de más sonadía foi’l vil Cambaral, conocíu pola so crueldá y que tevo la osadía d’atacar la redolada de Ḷḷuarca. Pa la so mala fortuna, no más alto d’esta villa vivía’l señor de La Telaya, un home de gran inxeniu que llogró entama-y una bona, faciendo pasar a los sos homes por pescadores, y prindando al pirata dempués d’una dura batalla.

Enllenu de mancadures al berberiscu metiéronlu presu nes mazmorres de La Telaya a la espera de xusticia. La lienda repara, sicasí, na fía del señor de Ḷḷuarca, una rapacina con una pureza y piedá que la llevaron hasta los barrotes de la cárcele pa curiar les feríes de Cambaral. Cuando cruciaron les sos miraes pela primer vez, l’amor surdió cola mesma intensidá qu’aquelles foles azotaes escontra los cantiles nes nueches de galerna. Foi por esa mesma pasión que fuxeron una nueche, cuidando sortiar la vixilancia de los guardies confiaos, pero non la de so padre.

En llegando al puertu, onde esperaba una barca, los amantes cuntaron tar a salvu y fundieron selino nun besu baxo la lluz de la lluna. Pero’l padre de la mocina, azotáu y borrachu pola ira, corrió a tarazar cola so espada les cabeces de los amantes, que cayeron xuntes besándose per siempre al fondu de la mar. De magar entós, el llugar va ser conocíu polos lluarquinos como la ponte del beisu, mientres qu’ún de los barrios más marineros y populares, El Cambaral, fixo suyu’l nome del pirata.

Arruñando daqué al redor del orixe de la historia, que munchos pensaron ancestral, El Cambaral nun ha interpretarse como un nome árabe, turcu o bereber, sinón qu’en realidá fai referencia a un llugar con presencia de cámbaros. Pero amás, Juan Antonio Martinez Losada, cronista oficial de Ḷḷuarca, atribúi l’autoría d’esta lienda nada menos qu’al escritor y periodista Jesús Evaristo Casariego, quien fore director del RIDEA y una persona dada a la fabulación, faciendo pasar munches de les sos creaciones lliteraries por liendes recoyíes supuestamente de la oralidá pa -quiciás- otorgar al so llugar de nacimientu de mayor nobleza. Queda demostrao, asina, que la lienda del pirata Cambaral y la ponte del beisu, tienen un orixe eruditu y bastante nuevu.

Al final, paez que delles de les nueses liendes más conocíes y espardíes nun tienen un brillu tan vieyu nin tan popular, anque ye verdá que dalgún perdió la cabeza por amor…

Orixe y significáu de la bandera asturiana

Orixe y significáu de la bandera asturiana

Ye’l símbolu más poderosu d’Asturies, el que mos fai visibles como pueblu, como identidá. Amosada con arguyu en viaxes y celebraciones, nunca nun foi difícil reconocer el coche d’un asturianu, pero pocos conocen la so historia…

Bandera asturiana. Fotografía: EL COMERCIO

 

¿Cuándo se crea la bandera d’Asturies?

En 1794, cuando’l Marqués de Camposagrado consultó a Xovellanos sobre l’escudu que debía portar el reximientu de nobles asturianos. Nuna carta espuesta güei na Xunta Xeneral, l’ilustráu va proponer l’emblema de los reis astures emplegáu primero de mudar la capital a Llión: la Cruz de la Victoria.

Yera esa mesma cruz de madera que portara Pelayu, según la lienda, na batallla de Cuadonga y qu’Alfonso III mandara recubrir d’oru y piedres precioses nel añu 908. Esa mesma que se conserva dende hai más de mil años na catedral d’Uviéu y que ta representada en dellos edificios prerrománicos. ¡Cuidadín! Enantes qu’eso, el reinu d’Asturies enxamás nun tuviere una bandera, pos los emblemes yeren símbolos que s’identificaben namás colos reis. Ye de magar el sieglu XVIII cuando escomienza a cuayar la idea de que la nación trescendía al monarca.

Basta pues para fixar el blasón de Asturias haber indicado la insigna de que nuestros reyes usaron como divisa propia. Fundado el reyno de León esta divisa se hizo si no más propria, más peculiar de Asturias (…)

 

¡L’omega siempre minúscula!

Le lletres alpha y omega qu’engolen de los sos brazos simbolicen el principiu y fin de toles coses, la eternidá.

[Apocalipsis, 1-8: “Yo soi l’Alpha y l’omega, diz el señor Dios; el que ye, el que yera, el que vien, el toupoderosu”.]

Lo qu’a munchos se-yos escapa, inclusive a Xovellanos, ye que l’omega ha ser SIEMPRE minúscula, ya que figura d’esta manera en toles sos representaciones en tiempos del reinu de los astures. Sicasí, l’error de poner dambes lletres en mayúscula foi recurrente a lo llargo de la historia.

Inscripción del palaciu d’Alfonso III (Uviéu)

 

El color de la bandera ye azul… o encarnao

Xovellanos recueye dambos colores como válidos, anque la oficial reconoza l’azul namás.

“(…) pudiera serlo también en representación y colocarse en campo de gules o encarnado según Díaz del Valle.”

Sala Constitución de la Xunta Xeneral d’Asturies. Fotografía: Xunta Xeneral d’Asturies

La primer vez que s’isó foi…

El 25 de mayu de 1808, en plena invasión francesa. Esi día, la Xunta Xeneral d’Asturies proclámase soberana, declara la guerra a Napoleón y crea l’Exércitu Defensivu Asturianu, pal que necesitaben dotar d’una bandera. La Xunta echa mano entós del informe de Xovellanos, optando pol color azul y amestándo-y el lema «Asturias nunca vencida».

Tiempu dempués, “l’azuleste” -como la llamaría l’escritor Fernán Coronas- va ser emplegada tímidamente nos escudos de l’autoridá provincial dende 1857, anque consta’l so usu en celebraciones y mítines a lo llargo del sieglu XIX y primeros del XX. Llegada la Guerra Civil, la cruz y el lleón son reproducíos nos emblemes del Conseyu Soberanu presidíu por Belarmino Tomás.

Milicia provincial d’Uviéu (“La Asturias Guerrera”, J.E.Casariego).

Vidreres de la Xunta Xeneral. Fotografía: Xunta Xeneral d’Asturies.

 

¿Y en democracia?

La primer bandera d’Asturias exhibida llueu de la dictadura franquista foi fecha en 1976 por Amelia Valcarcel, quien afirmó portala pela primer vegada nel Día de la Cultura celebráu na carbayera de Los Maizales.

Al añu siguiente, un 21 d’abril de 1977, Avilés tornaríase nel primer conceyu qu’isó la bandera asturiana oficialmente, gracies a la iniciativa del colectivu asturianista Conceyu Bable. Finalmente, La oficialidá pa la bandera nun va aportar hasta la aprobación de la Llei de la bandera de 1990.

 

“Bable a la escuela, autonomía rexonal”, manifestación del 22 de xunu del 1976.

5 tradiciones asturianes de la Nueche d’Ánimes

5 tradiciones asturianes de la Nueche d’Ánimes

Repasamos los mitos y tradiciones anteriores al Halloween más comunes n’Asturies

Va pocu tiempu, les tradiciones yeren un elementu d’identidá perimportante, de refuerzu d’una comunidá normalmente agrícola. Ye lóxico que col refalfiu del Halloween a munchos mos asalte una sensación de vacíu énte una celebración que tien al consumu y la ostentación como intención cimera. Y ye que la nuesa sociedá tovía nun tien los dos pies fuera d’esi mundu campesín, un mundu marcáu pol ritmu de les estaciones. Asina, sabemos que los gaélicos (irlandeses) conmemoraben, tres la collecha, el Samain (lliteralmente, el “final del branu”). Y anque presuponemos qu’otros pueblos célticos cuntaben con festividaes asemeyaes, nun hai abonda documentación al respective. Per otru llau, Manuel P. Villatoro señala que los romanos, tamién un pueblu indoeuropéu, honraben esi día a la diosa Pomona, la deidá de la seronda y de les mazanes. Col Papa Gregorio III vieno la cristianización, mudando la festividá de los «Mártires Cristianos» (Tolos Santos) al 1 de payares, pa facela coincidir cola fiesta pagana. Ello ye, «All Hallow’s Eve», acurtiada como Halloween, sedría la traducción al inglés de lo que nós llamamos “víespera de Tolos Santos”, una celebración cristiana chiscada de tradiciones d’orixe paganu más o menos similares en toa Europa.

La cosa nun quedaba nun simple anglicismu si nun fore porque la festividá que -lliteralmente- se mos viende nun ye namás qu’un remake comercial frutu del cine y el marketing, alloñáu de les tradiciones del Oíche Shamhna o Halloween llevaes a Norteamérica polos emigrantes irlandeses. Y yá nun digamos de les propies. Pa con too, la resistencia a esta cultura manufacturada non siempre ta llibre de contradicción. De fechu, nos caberos años esporpolló la moda d’enmazcaralo baxo’l nome de Samaín, como queriendo dotalo de mayor autenticidá, pero pasándose pel arcu del trunfu la tradición asturiana. ¿Acasu llamalo n’irlandés resulta menos ayeno que facelo n’inglés?

Ponese a la defensiva tampoco nun ye una opción. Si Halloween vieno pa quedar, aprovechar el so tirón podría ser una oportunidá pa reinterpretalo en clave asturiana, y recuperar asina una parte del nuesu patrimoniu güei cercanu a la desapaición. Lo contrario diba ser como enfotase en lluchar contra una pantasma.

Equí vos trayemos dellos mitos y tradiciones asturianes de la Nueche d’Ánimes o la viéspera de Tolos Santos recoyíes pol etnógrafu Alberto Álvarez Peña.

 

1. L’AMAGÜESTU DE DIFUNTOS

El cementeriu de Banduxu tovía sigue decorándose con dibuxos de flores el día de Tolos Santos (Fotografía: David Tuñón).

Una de les costumes más arraigonaes consistía en facer amagüestos, una reunión que, si bien se repetía lo llargo de la seronda y del iviernu, la solemnidá de la viéspera de Tolos Santos obligaba dexar un puñáu de castañes embaxo d’un tapín, pa saciar la fame de los difuntos. Nesti sen, si restallaba dalguna castaña, significaba qu’un ánima llograra salir del purgatoriu. La tradición de dexar comida o agua na puerte de les cases y los camposantos tevo continuación hasta la década de 1940, al igual que la celebración de banquetes sobre les tumbes de los antepasaos, tal y como sigue faciéndose anguaño en México nel Día de Muertos. Falamos de rituales, sicasí tan antiguos y xeneralizaos como persiguíos, yá dende tiempos d’Alfonso X “el sabiu”.

«Pero aún hasta hace poco, en la Montaña, que es lo mismo para el caso que en Asturias, a las diez de la mañana de ese día se ponían en las tumbas las ofrendas “consistentes en sebosos cuartos de carnero, rancio vino de Málaga y panes de dulce álaga”» (Domingo Cuevas, Antaño, 1904)

 

2. AFURACAR CALABACES

Expo “calabaces y calaberes”. Fotografía: Xardín Botánicu de Xixón

La costume de vaciar calabaces (nabos, muncho primero que la hortalexa americana) ta rexistrada enforma en tol norte d’España hasta la segunda metá del sieglu XX. La xera correspondía a los neños, que posaben esti calabazón allumáu con veles nes puertes y ventanes o nes encruceyaes de caminos, onde se supón que s’apaecen les ánimes.

 

3. LA GÜESTIA

Naquellos llugares podía ún alcontrase guapamente colos espíritus, pos na Nueche d’Ánimes la llende ente’l mundu de los vivos y de los muertos desdibuxaba per unes hores. El peor infortuniu pal caminante yera topase cola Güestia, una procesión d’almes en pena. Nada de lo que los muertos ofrecieren había que lo aceptar, en cuantes qu’ello conllevaba tornar tamién en difuntu y vagar pa con ellos pa tola eternidá. De la mesma manera, tampoco nun convenía contrarialos. Si convidaben a comida lo meyor yera simular que se mazcaba, de lo contrario nun hubiés sal de frutes capaz d’aparar tan fatal destín.

 

4. LA MAR QUE DEVUELVE LOS MUERTOS

En dellos pueblos pesqueros, como en Cuideiru, nun se podía salir a faenar. Los pixuetos preferíen arriar les veles y quedar en tierra esa nueche énte’l temor de que les redes recoyeren los güesos d’aquellos marineros afogaos na mar. Anque nun yera l’únicu peligru que podíen atopar:

«Antiguamente los pescadores de Cudillero no salían a la mar la noche de todos los Santos ni la del día de la Encarnación. Pero una vez, la noche de todos los Santos, salieron dos lanchas a la pesca y al pasar frente a la concha de Artedo, vieron que, sobre el agua, casi a orilla de tierra, ardían muchas luces. Los marineros enfilaron las proas de sus lanchas hacia aquellas luminarias y rema que rema, porque allí las olas rompían con mucha fuerza, llegaron allá y vieron llenos de miedo, que las luces eran producidas por huesos que había puesto allí la Güestia».

(Aurelio del Llano, Del folckore asturiano, 1977)

 

5. L’AGUINALDU

Nenos pidiendo l’aguinaldu en Robléu (Cerecea, Piloña). Añu 1930.

Nada d’esi fusilable “trucu o tratu”. Les llambionaes había que les ganar, como n’Antroxu, conque los rapazos salíen coles cares entafarraes de cernada -ensin mazcaritase- a pidir cantando peles cases, onde la recompensa solía consistir en chorizu, llinguaniza, castañes o ablanes. Y si había suerte, dalgún frixuelu (el terror de Pablo Casado).

“Queden con Dios señores
Nosotros con Dios nos vamos
Hasta l’añu venideru
Qu’en so casa mos veamos”

Pela cueta, si nun recibíen nada:

“Allá arriba n’aquel altu
Hai un perru cagando
Pa los amos d’esta casa
Que nun me dan aguinaldu.”