Cuideiru, ¿un pueblu viquingu n’Asturies?

Cuideiru, ¿un pueblu viquingu n’Asturies?

Por Denis Soria

La imaxe d’esta villa ye icónica. Cuideiru ye una xuntanza de color y vida encaramada sobre un anfiteatru arramáu que tien al mar por escenariu. Por elli los sos vecinos reciben el nomatu de pixuatos, en referencia al pexe y polo tanto al oficiu de pescador, mayoritariu hasta hai unes décades. Nun ye raro, y ye que los vecinos d’As Figueiras (Castripol) son tamién conocíos como pixotos.

Cuidadín, non tolos que viven en Cuideiru ostenten esti xentiliciu. Los que se dedicaben a otros oficios (al comerciu o a la llabranza fundamentalmente) yeren conocíos como caízos, por ocupar el barriu de La Cai. De fechu, tradicionalmente estes dos comunidaes llevábense a matar, tando inclusive escluyíos estos últimos de participar en delles fiestes (y yá nun digamos los vaqueiros). Porque yá se sabe, qu’en pueblu pequeñu, infiernu grande

La villa de Cuideiru (Foto: Mampiris).

La Ribera (GETTY IMAGES)

Pero muncho se dixo y se diz sobre los sos vecinos, especialmente alredor del so orixe nos viquingos qu’afararon les costes europees hai un mileniu y -supuestamente- asentaos equí o acerca de la so fala, distinta al restu y estrada de pallabres de raigaños nórdicos. Una lienda que cobró fuercia nos caberos años seducida pola épica de les noveles y les series de televisión. Sicasí, ¿qué hai de verdá en too esto? ¿Existe un dialectu pixuatu? Y… ¿Son realmente los sos vecinos descendientes de los normandos?

vikings-season-3-spoilers

Reproducción de los drakkars o långskip lordomanos para la famosa serie Vikings.

Les cróniques medievales asturllioneses fálenmos ciertamente d’hasta cuatro foles d’estes incursiones de turistes escandinavos pel Reinu de los Astures ente los sieglos IX y XII. N’efectu, nel branu del añu 844 foi avistada una flota viquinga na costa de Xixón al aldu de Galicia, onde s’entregaron a la rapiña. El rei Ramiro I derrotólos a los pies de la Torre d’Hércules, quemándo-yos alredor de 70 naves, anque los supervivientes continuaríen les sos correríes pel Al-Ándalus saquiando Lisboa y Sevilla.1 Inclusive Uvieo foi asaltada en tiempos d’Alfonso III, motivando la construcción de La Torre Vieya de Samiguel, anexa a la Catedral. Magar que n’ocasiones los propios monarques recurrieron a los sos servicios, bien pa les sos lluches intestines o bien pa la guerra escontra los musulmanes, como nel casu d’Alfonso II escontra Hisham I nel 795.2

Por embargu, a pesar de cuntar con indicios d’asentamientos temporales en Galicia, el que fora ún de los territorios peninsulares más castigaos polos sos ataques, nun poseyemos prueba documental nin arqueolóxica nenguna qu’acredite l’establecimientu improbable de grupos de normandos na nuesa tierra.

Los pixuatos inda siguen fieles a l’actividá pesquera.

Sí acasu de celtes britones, refuxaos cristianos que fuxíen de la invasión anglosaxona de les Isles Britániques nel sieglu VI pa llugares como Armórica (la Bretaña francesa actual), Galicia y Asturies, onde fundaríen la Diócesis de Britonia. Inda güei conservamos topónimos qu’evidencien la so presencia, como El Bretón (La Madalena, Avilés), Bretones (Belonciu, Piloña) o La Playa los Bretones (Vidiago, Llanes).

 

Pa con too, resulta mui aventurao afirmar que foren estos britones o viquingos los fundadores de Cuideiru. ¿Y qué hai de la so herencia nel dialectu local? Quiciás podia desilusionar a más d’ún, y ye que la fala pixuata nun ye nenguna particularidá, sinón que resulta idéntica al asturianu faláu en Pravia o en Grau. Ello ye, que nun existe un dialectu pixuatu.

 

Más allá de la xíriga rellacionada cola mar y la pesca, la fala de los pixuatos y de los sos vecinos caracterízase pol fuerte zarramientu vocálicu (fonti/fontis, gatu/gatus), l’apertura de la tónica na diptongación de /ǒ/  y /ĕ/ llatinos (pueblu-puablu, bien-bian) o l’emplegu de los diptongos /éi, ou/ (veiga, mariñeiru, outru…). Na mesma web del Conceyu pueden consultase delles pallabres comunes, dalgunes realmente interesantes.

Asturllionés occ. Tipo A Asturllionés central Castellano std
Bulichi Boliche Boliche (red, aparejo)
Castiallu Castiellu Castillo
Chama Chama Palo que se coloca en el carel de una embarcación donde se pone el estrobo para fijar el remo].
Chicoti Chicote Chicote (extremo, remate o punta de cuerda, o pedazo pequeño separado de ella.)
Fuau Fueu Fuego
Gaxarti Gaxarte Gancho, garfio
Guai Güei Hoy
Guavada Güevada Hueva
Guayu Güeyu Ojo
Güichi Güinche Guinche (grúa o torno para subir cajas o material)
Llubricante Brugre, llocántanu Bogavante
Lleichi Lleche Leche
Quiquirimandi Cascoxu Caracol
Zurria Orbayu, orpín, muga, zurria Llovizna

L’Amuravela

Pero si realmente queréis oyer una bona muestra del asturllionés del baxu Nalón podéis averavos el día de San Pedru (29 de xunu) a la multitudinaria fiesta de L’Amuravela, declarada Bien d’Interés Turísticu Nacional en 1979, un sermón laicu cargáu de rima y soca que resume tolo asocedío nel añu.

Dende hai más de 30 años l’encargáu de recitalu ye l’escritor Cesáreo Marqués, anque foron célebres otros narradores como Xuacu Gaitanu o Xuan de la Cuca. Paez ser que por mor del escozor de les pallabres d’esti últimu’l párracu decidió prohibir la fiesta per 1900, recuperándose de nuevo en 1946.

Dichos versos escomiencen asina:

Nel nomi de Xuasús
ya la Virxi Soberana,
vou ichar l’Amuravela
comu San Pedru asperaba.

A lo que, tres recitar el sermón, conclúi con un saludu al santu nel códigu náuticu:

Mientras Cuideiru viva
ya duri la Fonti’l Cantu,
vei San Pedru a la Ribera
con toudus lus demás Santus.

¡Amura vela!
¡Isa vela!
¡Fuau a babor!
¡Fuau a estribor!

¡Viva Pedru!

 

¿Y d’ónde vien esta tradición? Nun se sabe con certeza, pero se diz que l’orixe ta venceyáu al regresu de los marineros que participaron na conquista de La Florida enrolaos na nave «El Espíritu Santo», hai más de 400 años.

Zumba la pelleya…

 

Referencies:

  1. Carlos Sánchez, J., 2012, “Los ataques vikingos y su influencia en la Galicia de los siglos IX-XI”. Anuario Brigantino: 5. URL: http://anuariobrigantino.betanzos.net/Ab2010PDF/2010%20057_086%20VIKINGOS%20EN%20GALICIA.pdf
  2. Chao, R., 2015, “Los ataques vikingos al reino asturleonés”. Corazón de León. URL: http://corazonleon.blogspot.com.es/2015/09/los-ataques-vikingos-al-reino.html
25 de mayu, ¿Día de la Bandera Asturiana?

25 de mayu, ¿Día de la Bandera Asturiana?

Sobre’l significáu y la reinterpretación d’una fecha cargada d’arguyu pa los asturianos

Por Denis Soria

N’artículos anteriores yá vos despliquemos cuálu yera l’orixe de la bandera asturiana. Güei centrarémonos nos fechos qu’arrodiaron la so elección como símbolu de los asturianos y que munchos consideraron qu’habríen ser conmemoraos, si non como’l Día d’Asturies, a lo menos sí como’l Día de la Bandera Asturiana.

El Parllamentu asturianu actual, la Xunta Xeneral, aguapáu por sales onde les talles de madera de carbayu del vieyu hemiciclu acompañen una fina colección de pintures costumistes y cristaleres d’estilu francés, írguese güei como un palaciu neoclásicu centenariu nel centru de la capital d’Asturies. Pero lo cierto ye que non siempre tevo equí.

La sede de la Xunta Xeneral allugábase históricamente na catedral, más concretamente na llamada sala capitular. Tal vez l’espaciu presidíu por una impresionante cúpula gótica nun fora enforma ampliu p’acoyer una asamblea, pero ye ún de los llugares más vieyos del templu, llevantáu a últimos del sieglu XIII.

¿Qué yera realmente la Xunta Xeneral? Podríemos dicir que consistía nuna institución oligárquica “más o menos” representativa de los conceyos, mediadora ente los intereses d’Asturies y l’autoridá real, pero’l so valor reside en que foi la única figura d’autogobiernu que caltuvimos los asturianos dempués la conquista castellana del sieglu XIV, que mos arrincaría del reinu de Llión como un Principáu sometíu a la voluntá del rei de Castiella.

En mayu de 1808 esta Xunta celebraba les sos sesiones equí, cuando’l día 9 d’esi mes escomiencen a aportar a Asturies les noticies de la represión del 2 de mayu escontra’l pueblu de Madrid per parte de les tropes franceses. Los asturianos, encabezaos por dos muyeres -Xuaca Bobela y Marica Andayón- amotínense, y un xenteríu escomanáu empobinóse contra la sala capitular. Baxo presión popular, la Xunta Xeneral promulgó la creación d’un exércitu defensivu asturianu y declaró la guerra a Napoleón. Pasaos unos díes, el 13 de mayu l’Audiencia obligó a retractase a los diputados de la Xunta por mieu a la reacción de los franceses. Tres d’ello, asociedieronse unos díes de calma tensa, hasta’l 25 de mayu de 1808.

Na nueche del 24 una minoría de diputaos axunten a miles de campesinos, que tomen la fábrica d’armes d’Uviéu y asalten la capital. Dempués de tomar la Real Audiencia obliguen al so presidente a convocar una sesión estraordinaria de la Xunta Xeneral na que participen 15 miembros, ente los que destacaben Álvaro Flórez Estrada, Pedro Álvarez Celleruelo, Ramón de Llano Ponte, Manuel María Acevedo, el Conde de Torenu o García Busto.

Álvaro Flórez Estrada

Trés díes más tarde, el 28 de mayu, proclamaráse como Xunta Suprema, qu’unviará embaxadores a Gran Bretaña solicitando encontu militar y diseñaráse la bandera asturiana actual baxo’l lema «Asturias xamás vencida» a propuesta de Xovellanos. Tiempu dempués alcordaríase la formación d’una Xunta Suprema Gubernativa d’España y Indies (más conocida como «Xunta Central»), conformada por dos diputaos de cada provincia. Nesi sen, por Asturies van ser escoyíos Xovellanos y el Marqués de Camposagráu.

“La Asturias guerrera”. J.E. Casariego

Infelizmente, el xeneral del exércitu borbónicu, el Marqués de la Romana llegará a Uviéu en 4 d’abril de 1809. Esti maizón yera conocíu polos soldaos como’l «marqués de les Romeríes», pos dicía Marx; “nun s’armaba nunca combate sinón cuando daba la casualidá de qu’elli taba ausente”. De secute, ordena al coronel José O’Donell desaniciar la Xunta peles armes mientres aconceyaba, un 2 de mayu de 1809. Darréu, ésta va ser suplantada por una Xunta d’Armamentu y Observación. Esti fechu va llevantar una defensa ferviente de la Xunta de la mano de Xovellanos, aludiendo a la “Constitución histórica” asturiana:

Sabemos los derechos que da al Principado su constitución; sabemos que tiene el de no obedecer y reclamar toda providencia que fuere contraria a ella, y de resistirlas hasta donde permitan su fidelidad y respeto; y no ver algún peligro en excitar esta lucha entre la autoridad soberana y los derechos de un pueblo respetable, entre la fuerza armada de la una y el amor a la libertad del otro.

L’infame Marqués de la Romana

Los asturianos van ser testigos de la entrada n’Uviéu del xeneral napoleónicu Kellerman, que la saquea a lo llargo de trés díes. El “valiente” Marqués de La Romana fuxe en barcu, dexando la capital a mercé de los franceses. Kellerman tentará d’implementar una alministración collaboracionista colos 300 vecinos que quedaben na ciudá (frente los 6000 colos que cuntaba), hasta que’l 10 de xunu les tropes franceses son movilizaes a otros destinos.

La Guerra Peninsular nun acabará hasta 1814, y la capital asturiana sufrirá otres trés ocupaciones más. Dempués de too, la bandera asturiana convertiráse nel recuerdu celeste de la epopeya d’un pueblu que tomó la iniciativa como un actor protagonista, faciendo usu de les sos propies instituciones d’autogobiernu y combatiendo con valentía -inda traicionáu- a unos invasores de los que’l so pasu va quedar inmortalizáu en delles pintures de los nuesos horros.

Eses xuntes ordenaren un reclutamientu xeneral ensin escepciones pa clases nin persones, impunxeren tributos a los capitalistes y propietarios, menguaron los sueldos de los funcionarios públicos, ordenaren a les congregaciones relixoses que punxeren a la so disposición los ingresos guardaos nes sos arques; nuna pallabra, adoptaron midíes revolucionaries. Dende l’arribada del gloriosu «marqués de las Romerías», Asturies y Galicia, les dos provincies que más se distinguieron pola so resistencia unánime a los franceses, poníense al marxe de la guerra de la Independencia cada vuelta que nun se víen amenazaes por un peligru inmediatu d’invasión. (Karl Marx, 1854)

Pintura de soldaos franceses n’horros d’Amieva (Semeyes. Belén Menéndez Solar)

7 escritores ‘clásicos’ en llingua asturllionesa

7 escritores ‘clásicos’ en llingua asturllionesa

Una propuesta p’averase a la lliteratura de la llingua que comparten asturianos, llioneses y mirandeses

Por Denis Soria

Manuel Rodríguez Rivero, historiador y crítico castellanu, vien defendiendo que la concepción d’un llibru como “clásicu” va acullá d’una clasificación ente artistes antigos y modernos. Pela cueta, falamos d’obres que, nel so ámbitu, influyeron en cómo interpretamos la historia de la nuesa lliteratura o foron determinantes nel desenvolvimientu lliterariu posterior. Güei proponémosvos 7 autores en llingua asturllionesa qu’entraríen dientro d’esta categoría, anque por supuesto, somos a meter munchos más.

1. Antón de Marirreguera (1605-1662), el primeru conocíu

Antón González Reguera, más conocíu como Antón de Marirreguera, yera un autor natural de Llorgozana (Carreño), párracu de Priendes (1634-1644) y Albandi (1645-1661) y que llegó ser Arcipreste de Carreño dende 1656.

El so poema «Cuando ensamen les abeyes» ta consideráu como la primer obra lliteraria -documentada- en llingua asturiana. Dichos versos foron presentaos y premiaos nel certame lliterariu qu’amenizó les celebraciones pola proclamación de Santa Olaya de Mérida como patrona de la Diócesis d’Uviéu pol Papa Urbanu VIII nel añu 1639. En pallabres de José María de Cossío, estilísticamente ye vistu como un puntu de transición ente’l modelu medieval y el barrocu, observándose una adaptación estructural de les fábules clásiques al rellatu oral tradicional.

Cuando esamen les aveyes

Fujendo con el calor

Ya saben u esta el cajiellu.

Santolaya fó la abeya

Que de Mérida ensamó

Enfadada que adorasen

Les fegures de llatón.

Entonces el re don Sil

Andaba en guerra feroz

Con los moros que querín

Encabezase en Lleón.

Permitiolo aquesta Santa

Que les victories yi dio,

Siendo en ellos matanzua.

Fasta que en Mérida entró.

[…]

2. Xosefa Xovellanos (1745-1807), la primer muyer escritora

De vida tráxica, esta xixonesa mudaría a Uviéu en 1788 llueu d’enviudar y perder a los sos trés fíos. Ellí dedicaríase a la formación de muyeres recluses y a obres diverses de caridá. Finalmente, ingresará nel Conventu de les Agustines Recoletes de Xixón.

Xosefa pertenez a la llamada Xeneración del Mediu Sieglu, cercana a un círculu d’escritores d’influyencia neoclásica venceyaos a la Ilustración que -con too- apostaron por un usu cultu del asturianu, como yera’l casu de Xuan González Villar o Antón de Balvidares. Na so obra lliteraria (namás cinco poemes), amuesa una converxencia amañosa ente la soca tradicional cola perspectiva ilustrada. Y ye que’l mensaxe que solíen enzarrar los sos poemes nun ye otru que la crítica al lluxu y a la idolatría.

[…]

Por aquel caminón nuevu

Que fasta Xixón llegaba,

Tantos vivientes fervín

Y tanta xente colába,

Que parecía un formigueru

Cuando daquién lu destapa.

Quixe cudiar contra min,

Si quiciaves Santolalla

Habrá baxado del Cielo

Y dirín á visitalla,

O si nes santes reliquies

S’hobíes abridu aquell’arca,

que magar Uviedo é Uviedo

Ñunca se vió despesllada.

(La proclamación de Carlos IV)

 

3. Xuan María Acebal (1815-1894), la poesía burguesa

Escultor, poeta, profesor universitariu, cofundador del diariu católicu El Carbayón (1879)… Acebal foi una figura polifacética vinculada al carlismu y al conservadurismu políticu. Mui reconocíu nel so tiempu, l’uvieín supondrá la escepción na lliteratura asturiana de la segunda metá del sieglu XIX, estancada y empapiellada nel costumismu y nun bucolismu anacrónicu que va facela incapaz de captar al públicu burgués. Según Ramos Corrada, esta sedría una de les razones poles qu’Asturies nun esperimentó un fenómenu asemeyáu a la Renaixença o el Rexurdimento.

Asina, «Cantar y más cantar» marcaría un puntu d’inflexón na lliteratura asturiana. La voz protagonista ye un asturianu que vuelve del exiliu y xube a L’Aramo pa elevar un cantu a la so patria. Un poema nel que, como Señala Cubero de Vicente, Acebal sal al pasu d’una arcaica visión llocalista enllena de complexos y trata a Asturies -por fin- como una verdadera entidá colectiva.

Pel Poniente hay les sierres de Bedures,
Que el Feniciu furó la vez primera,
Y tras elli el Romanu, que sacaba
Co les venes de sangre d’ oru vena.
Entovía se atopen les migayes
Per un llau y per utru, y per Navelgas;
Y baXando pel río á Cornellana
Cuéyenles los paisanos ente arena,
Que mezclen con el zógue y dempués lleven
Regolviéndolo xunto ‘nunca duerna.
Qué tó decir de Cangues, nin de Pravia,
De les Luiñes, Caranga y de Teberga;
De Grao, de Quirós nin de Proaza,
O sitios qu’ endayuri el güeyu viera?
Yo non tengo palabres pa esplicallo,
Y déxolo p’algunu que más sépia.

4. Enriqueta González Rubín (1832-1877), la primer novela

Orixinaria de Santianes del Agua (Ribeseya), foi collaboradora de la efímera revista lliteraria El Nalón y nel periódicu El Faro Asturiano, onde avezaba firmar como La Cantora del Sella.

Enriqueta ye enforma conocida por ser l’autora de «Viaxe del tiu Pacho el Sordu a Uviedo» (1875), nada menos que la primer novela escrita n’asturianu, concretamente nel dialectu oriental. Esta autora -a caballu del romanticismu- toma’l relevu de la lliteratura costumista y, anque ye cierto que les sos obres tienen como fondu un ambiente rural, nun lu idealiza, al aviesu recurre a la sátira pa denunciar la desigualdá social.

-¡Sima Dios! -arrespondí yo-, esa culpa non é de ellos sinón nuestra; a güen seguru que si nós jeciéramos asina cuando ellos traten de que los unviemos a Madrid de deputaos, ¡otra cosa jora! Pero dixo elli que cuando los homes que non están avezaos a vevir en palacios se van avevir a ellos, como tienen que subir tantes escaleres, hasta el jumu del cigarru los amoria y-yos desvanez la cabeza, y non pueden amirar pa baxu. Eso será. (…)

5. Fernán Coronas (1884-1939), la busca de lo ‘asturllionés’

Galo Antonio Fernández, más conocíu como “Fernán Coronas”, o “el Padre Galo” foi un relixosu nacíu en Cadavéu (Ḷḷuarca) con un conocimientu fuera de lo común sobre Historia y Llingüística, al puntu de dominar con remangu l’asturianu, el llatín, l’italianu, el portugués, el francés y l’occitanu, destacándose amás como traductor d’inglés, alemán, finés, griegu y hebréu.

Cuasi tola so producción n’asturianu faila na década de 1920, parte d’ella publicada en Rimas en astur-leonés (1928). Trátase de poesía modernista, con una temática basada na reivindicación identitaria y llingüística d’Asturies. Nesti sen, Galo foi una figura esmolecida por topar un modelu llingüísticu y ortográficu válidu pa los dialectos del asturllionés.

Güey que cruciu estrañu suelu

Mueiru de malencoliyas

Au tan los mieus esturianus?

Au tan las Estudias miyas?

L’augüina miya chorosa

Ensin gracia pa cantare

Vey trista ya amargurida

Cumu el corazón del mare!

Así respondeu l’Esva

Cun un queixúmene fondu,

[…]

6. Eva González (1918-2007), la voz del Cordal

Ye la escritora n’asturllionés más conocida de Llión. Perteneciente a la Xeneración de Posguerra, Eva nació al calor d’una familia humilde y campesina de Palacios del Sil, anque tenía un espíritu autodidacta; nun entamaría a escribir hasta los años 70, pasando -de repente- a componer cuentos y poesíes a diario.

D’estilu frescu, espresivu y espontaneu, la palaciega destacóse por adaptar los modelos rítmicos de la tradición popular oral. Al tiempu, la so temática tendrá como telón de fondu’l mundu campesín, el paisaxe y la natura, pero nel que dexa albentistate les costures del alma humana con una dulzura emocionante.

El so primer llibru, Poesías ya cuentus na nuesa tsingua (1980), tevo un impactu escomanáu, ya que yera la primer vez que se publicaba una obra lliteraria en llionés nel Altu Sil, onde se conoz tradicionalmente como pauezu. Más tarde, va asoleyar una serie d’obres en collaboración col fíu, l’académicu Roberto González-Quevedo: dende la serie «Na nuesa tsingua», escrita ente 1980 y 1990, a libros como «Poesía completa» (1980-1991), y de manera póstuma: «Cuentos completos» (2008), «Pequena enciclopedia de nós» (2011) y «Hestoria de la mia vida» (2018).

Los xeitos de la mia tierra,

Las cousinas del mieu pueblu

Hai que las contar aspaciu

Dando-ys gracia ya xeitu.

7. Amadeu Ferreira (1950-2015), el faru de Miranda

Al empar qu’en Llión, na Tierra de Miranda la producción lliteraria na nuesa llingua ye enforma tardiega y malpenes escomienza en 1940. De magar entós, l’escritor que meyor encarnó la renovación y el tránsitu a la modernidá foi Amadeu Ferreira. Nacíu en Sendín, esti abogáu, profesor de la Universidá de Lisboa y políticu va ser ún de los actores principales del movimientu de revitalización del asturllionés nesta pequeña comarca de Portugal, ocupando la presidencia de l’Associaçon de la Lhéngua i Cultura Mirandesa.

Entamó a escribir dende los años 70 por influyencia d’Antonio Mourinho, sobremanera poesía, resultáu non d’una inspiración espontánea, sinón d’un trabayu llargu y escrupulosu: «Cebadeiros», «Ars Vivendi / Ars Moriendi» y «Norteando»; y prosa, «La bouba de la Tenerie / Tempo de Fogo», «Cuntas de Tiu Jouquin», «Ditos Dezideiros / Provérbios Mirandeses» o «Belheç».

Otramiente, Amadeu foi mui reconocíu pol so llabor como traductor pal dialectu mirandés del asturllionés: «Ls Quatro Eibangeilhos», «Ls Lúsiadas», «Mensaige», dos aventures de «Astérix» y obres d’Horacio, Virxilio y Cátulo, ente otros.

«Hai un tiempo para nacer i un tiempo para un se morrer. L’alma nun puode bolar pa l cielo. Senó, cumo podien nacer cousas nuobas? Essa ye la rucerreiçon de las almas: son bidas nuobas. Son bichicos, arbicas i todo l que bibe. Ye por esso que fázen mui mal an anterrar las pessonas ne l semitério: habien de las anterrar pul campo para ajudar las almas a nacer. Assi, Dius, seia quien fur, ten muito mais trabalho.»