Sobre la variedá de caballos autóctonos más rara y amenazada d’Asturies

Por Denis Soria

Corría l’añu 218 a.C. y un engalláu Aníbal Barca estrapallaba’l so exércitu de cien mil homes escontra les muralles de los Alpes a llombos d’asturcones, unos caballos estraños y pequeñucos que mandara trayer dende les tierres llonxanes del norte d’Hispania pola gran sonadía que tenía’l so trote de desafiar al vértigu.

Yeren los caballos del pueblu astur, los sos compañeros nel trabayu, pero tamién na guerra, especialmente mientres aquella conquista romana qu’acabaría convirtiéndose nel peor dolor de mueles del emperador Augustu a lo llargo d’una década entera. Ello ye que la so silueta sagrada va apaecer representada en delles llábanes funeraries de guerreros, llevando l’alma de los sos dueños al galopu, n’aldu a la eternidá.

Los romanos continuarán almirándolos y, de fechu, van gociar de gran popularidá na mesma capital del Imperiu. Sábese que Nerón llegó tener una burrina asturcona a la que curiaba como la so neñina guapa. Inclusive alcontramos rellatos de caballos astures ganadores nes carreres perfamoses d’Alepo y Cartaxena. Pero los tiempos foron cambiando, y los asturcones “pasarán de moda” pola introducción de caballos de porte mayor, relegándolos al usu domésticu a lo llargo de tola Edá Media y Moderna. Sicasí, de magar el sieglu XX la hibridación y l’abandonu de la so cría en favor d’otres races más rentables van emburriar al poni astur a la vera de la estinción. Talo ye asina que nos años 80 malpenes quedaba un garrapiellu d’ellos aferráu a les fanes del Puertu Sueve.

María del Pucho con una burra asturcona en Máñules, Tinéu (Fritz Krüger, 1927).

LA RECUPERACIÓN

El llabor de los futuros miembros de la ACPRA (Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón) foi determinante pa salvar esta especie in extremis. Pero había un problema: la recuperación basóse na escoyeta d’una ventena d’exemplares moros (de manta prieta), popularizando la imaxe del asturcón como un animal escuru dafechu, sacante pola estrella blanca de la so frente. Delantre d’esto, los espertos Miguel Ángel García Dory y Antón Álvarez Sevilla llamarán l’atención pa la existencia d’una población d’asturcones de manta castaña específica de los montes del occidente asturianu, que llograrán incluyir nel llibru xenealóxicu de la especie dende 2005. Anguaño queda n’Asturies una población creciente de 2348 asturcones (censu de 2011), de los qu’alredor de 580 son de manta castaña.

(Foto: Braniego)

Asturcón al galopu (Foto: Braniego)

¿CUÁLU YE’L SO ORIXE?

Tradicionalmente, los caballos atlánticos del norte de la península (Garranu, Gallegu, Asturcón, Losino, Pottoka…) foron axuntaos baxo la etiqueta de “ponis celtes”, puesto que -hasta va poco- pensábase que foren trayíos por pueblos indoeuropeos na Edá del Fierro. Nesti sen, investigadores de la Universidad de Llión llegaron emparentar l’asturcón col Exmoor de Cornualles.

En cualesquier casu, nun paez que los burros asturcones seyan los mesmos de les pintures de les cueves del Paleolíticu (Candamu, El Pozu’l Ramu…), ya que néstos apréciase un llombu acebráu, una característica propia de los caballos primitivos. Al empar, un estudiu de caracterización xenética de les races equines ibériques dirixíu pol SERIDA en 2005 resolvió que, si bien existe una diferenciación ente les races atlántiques ibériques y les del restu de la península, el llinaxe de toes elles ye común y probablemente d’orixe africanu. Quier dicir, que los asturcones nun arribaron colos celtes na Edá del Fierro, sinón mucho primero, na Edá del Cobre o na del Bronce, quiciás. Amás, nel mesmu quedó claro que la so rellación col Exmoor nun yera tan grande, poniendo en dulda el tan aceptáu orixe “celta” de los ponis del norte peninsular.

Ente’l gorbizu (Foto: Braniego)

Dos greños col pelo d’iviernu (Foto: Braniego)

¿ÓNDE VELOS?

Hasta los años 70 inda quedaben bonos corros d’asturcones de manta castaña en Tinéu, pero les repoblaciones de los montes comunales con pinos per parte del ICONA condenarán a muchos propietarios a la emigración, daqué fatal pa la especie.

Güei, el mayor corru d’asturcones de manta castaña podemos atopalu en Busecu, en La Montaña de Ḷḷuarca: ye’l corru de Braniego, con unos 60 exemplares. Los sos propietarios, David Martín y Ana García, diéronse a conocer, ya non solo por ser unos pioneros na recuperación d’esta manta nel Occidente, sinón tamién por ser de les poques pareyes moces qu’apostaron por formar una familia nun territoriu que les alministraciones enfotáronse n’abandonar a la so suerte. David, que complementa la cría de caballos col trabayu de madreñeiru, viende asturcones tanto a hípicos como a particulares asturianos y españoles llueu d’un manexu non siempre fácil polos ataques continuos de los llobos. Tovía inclusive fixéronse con un pequeñu güecu nel mercáu d’Alemaña, llugar de destín de dalgún de los sos greños.

Por fin, paez que’l futuru pinta daqué meyor para los antigos caballos pésicos.

“Distínguese esti burru astur pola blanca estrella qu’adorna la so frente, marca propia de los del so país. Blanques son tamién les sos pates veloces, que destaquen sobre el fondu prietu de la so mante. Anque d’estatura mediana y estampa poco vistosa, son enforma sobrios, veloces y resistentes”. Silo Itálicu.

 

Asturcones en La Montaña valdesana (Foto: Braniego)

Asturcones al galopu (Foto: Braniego)

Potros d’asturcón col so pelo característico (Foto: Braniego)

Dos greños o garañones (machos ensin capar) solucionando les sos diferencies (Foto: Braniego)