Ye’l símbolu más poderosu d’Asturies, el que mos fai visibles como pueblu, como identidá. Amosada con arguyu en viaxes y celebraciones, nunca nun foi difícil reconocer el coche d’un asturianu, pero pocos conocen la so historia…

Bandera asturiana. Fotografía: EL COMERCIO

 

¿Cuándo se crea la bandera d’Asturies?

En 1794, cuando’l Marqués de Camposagrado consultó a Xovellanos sobre l’escudu que debía portar el reximientu de nobles asturianos. Nuna carta espuesta güei na Xunta Xeneral, l’ilustráu va proponer l’emblema de los reis astures emplegáu primero de mudar la capital a Llión: la Cruz de la Victoria.

Yera esa mesma cruz de madera que portara Pelayu, según la lienda, na batallla de Cuadonga y qu’Alfonso III mandara recubrir d’oru y piedres precioses nel añu 908. Esa mesma que se conserva dende hai más de mil años na catedral d’Uviéu y que ta representada en dellos edificios prerrománicos. ¡Cuidadín! Enantes qu’eso, el reinu d’Asturies enxamás nun tuviere una bandera, pos los emblemes yeren símbolos que s’identificaben namás colos reis. Ye de magar el sieglu XVIII cuando escomienza a cuayar la idea de que la nación trescendía al monarca.

Basta pues para fixar el blasón de Asturias haber indicado la insigna de que nuestros reyes usaron como divisa propia. Fundado el reyno de León esta divisa se hizo si no más propria, más peculiar de Asturias (…)

 

¡L’omega siempre minúscula!

Le lletres alpha y omega qu’engolen de los sos brazos simbolicen el principiu y fin de toles coses, la eternidá.

[Apocalipsis, 1-8: “Yo soi l’Alpha y l’omega, diz el señor Dios; el que ye, el que yera, el que vien, el toupoderosu”.]

Lo qu’a munchos se-yos escapa, inclusive a Xovellanos, ye que l’omega ha ser SIEMPRE minúscula, ya que figura d’esta manera en toles sos representaciones en tiempos del reinu de los astures. Sicasí, l’error de poner dambes lletres en mayúscula foi recurrente a lo llargo de la historia.

Inscripción del palaciu d’Alfonso III (Uviéu)

 

El color de la bandera ye azul… o encarnao

Xovellanos recueye dambos colores como válidos, anque la oficial reconoza l’azul namás.

“(…) pudiera serlo también en representación y colocarse en campo de gules o encarnado según Díaz del Valle.”

Sala Constitución de la Xunta Xeneral d’Asturies. Fotografía: Xunta Xeneral d’Asturies

La primer vez que s’isó foi…

El 25 de mayu de 1808, en plena invasión francesa. Esi día, la Xunta Xeneral d’Asturies proclámase soberana, declara la guerra a Napoleón y crea l’Exércitu Defensivu Asturianu, pal que necesitaben dotar d’una bandera. La Xunta echa mano entós del informe de Xovellanos, optando pol color azul y amestándo-y el lema «Asturias nunca vencida».

Tiempu dempués, “l’azuleste” -como la llamaría l’escritor Fernán Coronas- va ser emplegada tímidamente nos escudos de l’autoridá provincial dende 1857, anque consta’l so usu en celebraciones y mítines a lo llargo del sieglu XIX y primeros del XX. Llegada la Guerra Civil, la cruz y el lleón son reproducíos nos emblemes del Conseyu Soberanu presidíu por Belarmino Tomás.

Milicia provincial d’Uviéu (“La Asturias Guerrera”, J.E.Casariego).

Vidreres de la Xunta Xeneral. Fotografía: Xunta Xeneral d’Asturies.

 

¿Y en democracia?

La primer bandera d’Asturias exhibida llueu de la dictadura franquista foi fecha en 1976 por Amelia Valcarcel, quien afirmó portala pela primer vegada nel Día de la Cultura celebráu na carbayera de Los Maizales.

Al añu siguiente, un 21 d’abril de 1977, Avilés tornaríase nel primer conceyu qu’isó la bandera asturiana oficialmente, gracies a la iniciativa del colectivu asturianista Conceyu Bable. Finalmente, La oficialidá pa la bandera nun va aportar hasta la aprobación de la Llei de la bandera de 1990.

 

“Bable a la escuela, autonomía rexonal”, manifestación del 22 de xunu del 1976.