Sobre l’orixe de la lienda más conocida de la villa blanca

Asturies ye un país arrogante n’histories, calistraes davezu pol arume de los sos montes y viesques, del so mar o de la so sidra, pos na monotonía de los díes grises munchos de los nuesos cuentos y seres mitolóxicos xorrecieren al calor de la lleña, cuando non del alcohol…

Eso sábenlo bien los vecinos de la villa de Ḷḷuarca, que nun desaprovechen la ocasión pa rellatar con arguyu la lienda del pirata Cambaral, asocedida nel tiempu en que pirates berberiscos y otros malfechores afaraben les costes gallegues y asturianes al envís d’afogar la so sede en sangre y gafos vicios. El de más sonadía foi’l vil Cambaral, conocíu pola so crueldá y que tevo la osadía d’atacar la redolada de Ḷḷuarca. Pa la so mala fortuna, no más alto d’esta villa vivía’l señor de La Telaya, un home de gran inxeniu que llogró entama-y una bona, faciendo pasar a los sos homes por pescadores, y prindando al pirata dempués d’una dura batalla.

Enllenu de mancadures al berberiscu metiéronlu presu nes mazmorres de La Telaya a la espera de xusticia. La lienda repara, sicasí, na fía del señor de Ḷḷuarca, una rapacina con una pureza y piedá que la llevaron hasta los barrotes de la cárcele pa curiar les feríes de Cambaral. Cuando cruciaron les sos miraes pela primer vez, l’amor surdió cola mesma intensidá qu’aquelles foles azotaes escontra los cantiles nes nueches de galerna. Foi por esa mesma pasión que fuxeron una nueche, cuidando sortiar la vixilancia de los guardies confiaos, pero non la de so padre.

En llegando al puertu, onde esperaba una barca, los amantes cuntaron tar a salvu y fundieron selino nun besu baxo la lluz de la lluna. Pero’l padre de la mocina, azotáu y borrachu pola ira, corrió a tarazar cola so espada les cabeces de los amantes, que cayeron xuntes besándose per siempre al fondu de la mar. De magar entós, el llugar va ser conocíu polos lluarquinos como la ponte del beisu, mientres qu’ún de los barrios más marineros y populares, El Cambaral, fixo suyu’l nome del pirata.

Arruñando daqué al redor del orixe de la historia, que munchos pensaron ancestral, El Cambaral nun ha interpretarse como un nome árabe, turcu o bereber, sinón qu’en realidá fai referencia a un llugar con presencia de cámbaros. Pero amás, Juan Antonio Martinez Losada, cronista oficial de Ḷḷuarca, atribúi l’autoría d’esta lienda nada menos qu’al escritor y periodista Jesús Evaristo Casariego, quien fore director del RIDEA y una persona dada a la fabulación, faciendo pasar munches de les sos creaciones lliteraries por liendes recoyíes supuestamente de la oralidá pa -quiciás- otorgar al so llugar de nacimientu de mayor nobleza. Queda demostrao, asina, que la lienda del pirata Cambaral y la ponte del beisu, tienen un orixe eruditu y bastante nuevu.

Al final, paez que delles de les nueses liendes más conocíes y espardíes nun tienen un brillu tan vieyu nin tan popular, anque ye verdá que dalgún perdió la cabeza por amor…