Seleccionar página

Por Denis Soria

Xosefa Xovellanos y Xove Ramírez nació en Xixón un 4 de xunu de 1745, añu y mediu dempués que so hermanu Gaspar. La folgada posición económica y política de la so familia contrasta cola traxedia que marcó la so vida personal; casada con Domingo González de Argandona, Procurador Xeneral en Corte del Principáu, treslládase a Madrid en 1769 onde criaría dos fíes que morreríen siendo tovía neñes. Pa encima, enviuda a la edá de 28 años, poco antes de dar a lluz a un tercer ñácaru que malpenes sobreviviría unos díes.

En 1779 vuelve a la casa paterna llueu de la muerte del padre pa ocupase de l’alministración de la propiedá familiar y poco dempués, en 1788, múdase a casa de so hermana (la condesa de Peñalba) n’Uviéu, ciudá onde se dedica a la formación de muyeres recluses y a obres diverses de caridá. Mentanto, la so vocación relixosa va esconsoñando hasta qu’en 1793 -diendo a la escontra del paecer de so hermanu Gaspar- decide ingresar nel Conventu de les Agustines Recoletes de Xixón, nelli llegaría a ser nomada priora. L’Argandona, como la conocíen cariñosamente, finaría ellí en 1807 (Arias Cabal, 1996).

Xosefa vivió nuna época (la segunda metá del sieglu XVIII) na que l’asturllionés yera entá l’idioma abrumadoramente mayoritariu de la población asturiana, pero relegáu yá como un estigma asociáu a la masa popular analfabeta y impropia de la comunicación formal y escrita. Nesti contestu diglósicu sorprende y muncho la existencia d’un círculu d’escritores d’influyencia neoclásica venceyaos a la Ilustración que -con too- apostaron por un usu cultu del asturianu na estaya lliteraria y qu’Álvaro Ruiz de la Peña bautizaría como la Xeneración del Mediu Sieglu (Mori, 2012). Aquella formaríenla; Benito de l’Auxa Manuel (1742-1814), Bruno Fernández Cepeda (1744-1803), Xosefa Xovellanos (17451807), Xuan González Villar (1746-1820) y Antón Balvidares Argüelles (1751-1792). Y yá a caballu de la lliteratura prerromántica quedaríen fuera d’esta xeneración los autores Teresa Escolástica Cónsul (c 1760-1834) y Benito Pérez Valdés (1751-1842)

Ye importante sorrayar que l’actividá poética de Xovellanos desenróllase a lo llargo de cuatro años namás, ente 1789 y 1793, teniendo tratu con dellos autores de la Xeneración del Mediu Sieglu, como yera’l casu de Xuan González Villar y -especialmente- de Antón de Balvidares, col que coincidía nes frecuentes tertulies poétiques organizaes na casa de los condes de Peñalba.

D’ente la so obra lliteraria conocida (namás cinco poemes) recoyemos equí La proclamación de Carlos IV, un verdaderu documentu históricu pel que, como una ventana al pasáu, podemos asomamos a los dos díes festexos celebraos el 10 de xineru de 1790. Descrito en boca d’un aldeanu, el so llinguaxe burllón amuesa una converxencia amañosa ente la soca tradicional cola perspectiva ilustrada. Y ye que’l mensaxe qu’enzarra’l poema, anque esti estractu nun lo recueya plenamente, nun ye otru que la crítica al lluxu y a la idolatría del monarca (De Lorenzo Álvarez, 1996).

 

Muncho me fuelgo, compadre,

afayate cabo en casa,

que traigo que te contar

arriendes d’una semana.

Magar m’echó a’quisti mundu

la madre de la mio alma

ñin vi ñin cuidara ver

cosa tan endremoniada.

Daca acá el to tabaqueru,

echaré una fungarada,

porque la mio garapiña

escaecióseme en casa.

Tan achochecidu estó

que ñon sé lo que me pasa.

 

Por fuxir de la doctrina

que’l mio cura predicaba,

de dir el domingo a Uviedu

tentóme la mala trampa,

y mal apenes llegue

fasta l’arcu qu’apiegaba

con aquelles monxes prietes

qu’enxamás salen de casa,

cuando tanta de la xente

perinda arriba anublaba,

que parecín les abeyes

cuando quieren fer la enxambra.

Por aquel caminón nuevo

que fasta Xixón llegaba,

tantos vivientes fervín

y tanta xente colaba,

que parecía un formigueru

cuandu daquién lu destapa.

Quixe cuidar contra min

si quiciabes Santolaya

habrá baxadu del cielo

y dirín a visitalla,

o si nes santes reliquies

se hubiés abrido aquella arca,

que desde qu’Oviéu ye Oviéu

ñon se vio descerraxada.

 

Sea lo que for, dixe yo,

que ñon m’importa migaya,

y así dexéme de cuentos

y, como quien va en volanda,

a empuxones y emburriones

llegué por fin a la plaza.

Mas aquí (¡válame Dios!)

toda la sangre se cuaya,

respíguenseme los pelos

y el fígado se trastaya.

Allí un home s’aflaquez

acullá utru s’estrapa

y, todos entrepolados,

naide de vivir cuidaba.

Dixe yo si el día del xuiciu

será naquesta semana.

Mas como ñon había visto

al antecristo ñin nada

d’otres coses que nos llibros

el mio cura arrellataba,

volvióseme l’alma al cuerpo

y tomé una polgarada.

Vi tanto del cortinaxe

por toda la balconada,

que parecía el día del Corpus

cuando’l sacramentu pasa.

Vi allí puestu un talanqueru

y por d’arriba una tapa

que parecía el cobertixu

que tengo na mio tenada.

 

El revoltixu de xente,

que ñon teñín sofitancia,

apertáu me teñín

como sardina en bañastra.

Quixo Dios que dio las tres

y cata aquí que s’entama

una recua de señores

estropellar pela plaza

enriba d’unos borricos

con tanta de la cintaya

per enriba del focicu,

del rabu y de la pelambra,

qu’aunque ellos no estaben gordos,

con aquellafiguranza

poníanse ensoberbecíos

bufando la espumaraxa

(que en cuerpo del diablo entre,

decía la mio Mariana).

A lo postreru de todo,

viene un señoretu en traza

con un vestíu raxón

y ena manu una palanca

con un trapequín colgando

que parecía moxiganga.

Al par d’illi utru venía

con la vestimenta llarga,

una peluca canosa

y una torga so la barba,

y entrambos na talanquera

se poxeron cara a cara.

Estábense allí finsaos

fasta que’l de la palanca

entamó a un llau y a utru

sacudilla y solmenalla,

y al propriu tiempu illi solu

a voz en gritu falaba.

Dixo que’l rei y la reina

era xente d’emportanza,

todos dixeron amen

y yo di una carcaxada.

 

A isti tiempu (esto faláu)

tanto ruxir de campanes,

de tiros y d’escopetes

esmarañó pela plaza,

qu’acabé de sandecer

sin poder falar palabra.

Apenes s’aposentó

cuando vieno otra bandada

de señores a caballu

y otra tanta llistonada.

A lo postreru venía

ún tan llombríu de cara,

tan endromáticu y tiesu,

qu’a todos apovaraba.

Tría al pie un par de mozacos

con casaca engalionada

y otro rodiáu de plumes

que corría que volaba.

¿Será quizá d’allá riba

d’onde se descuelga l’agua

cuando llueve? Embaxador

que viníes tres la embaxada,

¿de qué pal añu que vien

tenremos meyor añada?

¡Malamán! Ñon será esto,

sinón una patarata.

Pero, sea lo que for,

allá éllos–yos les habia.

Aposóse del borricu

y a la talanquera entama

y, faciendo l’avenienza,

de la palanqueta agarra.

A mio ver el trapequín

foi d’alguna valenciana

del gloriosu San Cerbián,

según se sopelexaba.

Después d’esti emparamentu

escaparen de la plaza

y tanta xente tras ellos

que quedóu fartu afloxada.

 

Yo, que ñon quexi correr,

como aquel que ñon fai nada,

arriméme hacia les pipes

per onde’l vinu manaba.

Allené la mio montera y

zampémelo ena panza,

mas como yera tan floxu

no m’escalentó migaya.

Andaba a un lladu y a otru

La xente empaporetada,

sin que hombre nin muyer

tratás de dir para casa.

Da lluego qu’atapeció,

tanta de la rellumbranza

por todes partes había,

que parecía de mañana.

Sin saber lo que facía,

fui allá cabo una casa

que tenía tantes coses

por toda la balconada,

qu’a mio ver col xubiléu

voltiósele la portada

y col forru para fuera

paró toda la xelada.

Había allí tantes de lletres

escribides como carta,

falando de doña Luisa,

de flores y rotilancia

y otres muches engulemes,

que’l diablu que les parllara.

 

Estaben dos soldadones

fiendo allí la espantayada,

como si quiciaes el rei

tuviera allí la morada.

Adientro, nun portalón,

había un fatu de canaya

d’hombrucos y de muyeres

que parecín de cuayada.

Estaben tan mal vestios

qu’enseñaben una ñalga,

los codos y los cadriles.

Sin falar una palabra,

ñin travesaben bucáu

ñin bebín gotera d’agua.

Si quiciabes teñín vida,

comió–yosla la xelada.

Fartéme d’estar mirando

esta xente esblanquiñada

y volví–yos la trasera

dándo–yos una risada.

Eché andar per ende alante,

di comigo n’otra casa

onde facíen tantu ruidu

como hai nuna esfoyaza.

Metíme nun rinconín

amirar lo que pasaba.

 

Vi tantes de señoretes

con tanta emburuyetada

enriba de la cabeza,

que parecía una altabaca

cuando les lleven a unfrir,

y per detrás–yos colgaba

tantos de los farrapiezos,

que fasta el culo llegaba.

Estaben elles argutes

y bien bebides, en mi alma,

collorades y parlleres y,

cuando algún les miraba,

rellambínse los dedicos

y facínse la guiñada

agarraes de les manes

como xente rellocada.

Tanto saltar y brincar

no e cosa mui acertada.

Dempués que me fartuqué

de ver tanta rellumbranza,

entrugué a un curaplayón

que cabu min allí estaba:

¡Ah, señor! Agora diga

si quiciaes la santa casa

se ganó de los cristianos,

 qu’hai aquí tanta folgancia.

Respondióme: —¡Calla, burru!

             ¿Ñon ves qu’esta emparayanza

ye porque dixu’l corréu

             qu’hoi el rei se coronaba?

¡Vaya, vaya! dixi yo,

que tan bona va la danza.

Cuando cudié sobre min,

vi que yá riscaba l’alba.

 

Eché a fuxir como un cuhete

y cuando llegué a mio casa

entamó la mio Mariana

roñar como una espritada.

Non quixe tornar a Oviéu,

aunque toda la semana

los xastres y zapateros

ñon daben una puntada.

Fixeron mil perversures,

mas diz que ñon valín ñada,

e yo, como sou sesudu

y hombre ansi de capa parda,

ñon me paro ña poqueza

qu’a otros munchos amoriaba.

 

Adiós, compadre, que voi

a estar ena mio quintana.

Fasta el martes en La Pola,

que vo a vender una vaca.